EL hoarding con animales

Escrito por Nuria Querol i Viñas. Publicado en Violencia hacia animales-General.

hoarding4

Por definición, estamos hablando de situaciones en las que los animales se ven privados de los mínimos de atención. Las consecuencias varían en cada caso dependiendo de hasta dónde se hayan deteriorado cuando se decubre. A veces, sobre todo en la primera etapa, los signos de sufrimiento son poco visibles, como una cierta delgadez, un pelo no muy brillante o algunos parásitos, pero aunque físicamente el animal esté o no enfermo, sí es cierto que a nivel psicológico este encierro en estas casas es para él un verdadero tormento.

http://www.altarriba.org/
El hoarder tipo
hoarding1caninechronicle.com
- Mayoritariamente, mujer mayor que vive sola.
- No suele tener ayuda ni de familia ni de amigos.
- Suele ser una persona con alguna incapacidad, jubilada o en paro.
- El amor por los animales lo ha convertido en control sobre ellos.
- Se niega absolutamente a recibir ayuda para atender a los animales (esterilizar, comida, medicinas), y en cambio difunde acusaciones de intento de robo y acoso.
- Se considera un trastorno obsesivo-compulsivo. Es un enfermo mental.
- Vive en un estado de negación. No ve la destrucción que provoca.
- No se trata del número de animales que tenga, sino de las condiciones en las que los obliga a vivir.
- Pone en peligro la salud de la comunidad y la suya propia.
- No da a los animales ni la atención sanitaria mínima.
- Es reincidente casi en un 100% de los casos.
SU CASA
- Presenta una acumulación de objetos dentro y fuera de ella, muchos de ellos muy combustibles: papel, etc.
- Puertas y ventanas suelen estar bloqueadas.
- Carece de suministros: luz, agua corriente, etc.
- Para desplazarse por dentro hay estrechos "senderos" libres de estorbos.
- Hay infestación de ratas y/o insectos.
- Hay proliferación de heces y orina humana y animal.
- Su casa está en tales condiciones de suciedad que en general debe derribarse.
PELIGROS
- Alto riesgo de incendio por la acumulación de productos inflamables.
- Alto riesgo de daños estructurales por el peso y volumen de lo que acumulan.
- Alto riesgo de infecciones, infestaciones y enfermedades, por la basura y desechos orgánicos en putrefacción.
¿QUÉ HACER?
Si crees que has detectado un caso de Síndrome de Diógenes con animales:
- No te ofrezcas personalmente a ayudar o a limpiar o llevar comida. Recuerda que la persona, si en efecto es el caso, ESTÁ ENFERMA Y NECESITA ATENCIÓN MÉDICA.
- Avisa a la protectora local para que lo verifique.
- De acuerdo con la protectora, avisa al SEPRONA (Guardia Civil). Marca el 062 y pide que te pasen con el SEPRONA de tu zona.
 
 
El caso más famoso de hoarding
Los hemanos Collyer
hoarding8

Homer Lusk Collyer (1881-1947) y Langley Collyer (1885 - 1947) son dos hermanos estadounidenses que se hicieron famosos por su vida en reclusión y entre suciedad, y por la acumulación compulsiva de objetos.
A menudo se les cita como ejemplo paradigmático de hoarding compulsivo asociado a un desorden obsesivo-compulsivo, así como al Síndrome Hermanos Collyer, el miedo a tirar cualquier objeto.

hoarding9

Durante décadas circularon rumores sobre estos dos hombres en paro, que raramente salían, y sobre su casa en el 2078 de la Quinta Avenida (esquina con la calle 128), donde almacenaban de forma obsesiva periódicos, libros, muebles, instrumentos musicales y muchos otros objetos, con trampas anti-persona en los pasillos y puertas para protegerse de los intrusos.
Ambos fueron encontrados muertos en la casa en la que habían vivido como ermitaños, rodeados de más de una tonelada de basura que habían ido acumulando durante décadas.

Read more in Wikipedia
 
 
14 de julio de 2006
ABC
Una anciana resulta herida por una explosión en su domicilio, que estaba lleno de basura y desperdicios
WSLS NewsChannel 10
46 Cats Seized from Home
 
12 de julio de 2006
PeTA
PETA CALLS FOR BAN ON OWNING ANIMALS, PSYCHIATRIC INTERVENTION IF ALLEGED BUFORD ANIMAL ABUSER IS CONVICTED
 
11 de julio de 2006
CBS2 Chicago
Homes, Money Needed For Cats In South Suburbs. Nearly 40 Cats Found Malnourished In Matteson House Last Month
hoarding5
 
8 de julio de 2006
Courier Post
Don't hesitate to report animal hoarding cases
 
7 de julio de 2006
Haddon Herald
Woman hoards 40 animals
 
6 de julio de 2006
ABC News
Police crack down on Hoarder. About 2 Million People Suffer From Compulsive Disorder
hoarding6
The Ithaca Journal
Tompkins County SPCA in dire straits
 
5 de julio de 2006
Daily News
Pack rat neighbors feared death trap
 
4 de julio de 2006
El Correo Digital
La Policía interviene por la acumulación de basuras en un piso
Associated Press
19 Hurt by Fire in Hoarder's Apt.
CBC
Man who kept dozens of cats says he won't do it again.
hoarding7
 
 
 
SABER MÁS
Advertimos que el contenido de estos links puede herir su sensibilidad.
The Humane Society of the United States
Behind Closed Doors: The Horrors of Animal Hoarding
Tras las puertas cerradas: los horrores de la acumulación de animales
PeTa
Animal Hoarders: The Illness and the Crime
Acumuladores de animales: enfermedad y delito
PeTa
Animal Hoarders: Behavior, Consequences, and Appropriate Official Response
Acumuladores de animales: conducta, consecuencias y respuesta adecuada.
PDF específico para las fuerzas de seguridad y poder judicial.
Pet-Abuse
Animal Hoarding
Acumulación de animales
HARC
Best Friend Animals Society
Animal Hoarding
Acumulación de animales
 
BIBLIOGRAFÍA
 
Patronek, G.J. (1999)

Hoarding of animals: an under-recognized public health problem in a difficult-to-study population.
Public Health Reports 114, 81-87.
La cumulación de animales: un problema de salud pública poco conocido en una población dificil de estudiar.

 
Hoarding of Animals Research Consortium (HARC). (2002)

Health implications of animal hoarding. Health& Social Work 27, 125-11136.
Las implicaciones sanitarias de la acumulación de animales.

 
Frost, R.O., Steketee, G., & Williams, L. (2000)
Hoarding: a community health problem.
Health and Social Care in the Community 8, 229-234
Síndrome de Diógenes: un problema sanitario social
 
American Veterinary Medical Association (2002)
Animal hoarding: a public health problem veterinarians can take a lead role in solving.
J Am Vet Med Assoc. 2002 Oct 15; 221(8): 1087-9
La cumulación de animales: un problema de salud pública en el que los veterinarios pueden asumir un paper relevante para resolverlo.
 
American Veterinary Medical Association (2003)
Earlier intervention needed in animal-hoarding cases.
J Am Vet Med Assoc. 2003 May 1; 222(9): 1190
En los casos de Diógenes con animales es necesario intervenir lo antes posible.
 
EL "HOARDING" ó SÍNDROME DE DIÓGENES

El Síndrome de Diógenes no es simplemente la acumulación de objetos, sino el almacenamiento exagerado dentro y fuera de la casa, ocupando todo el espacio posible del suelo al techo.

Quienes lo padecen tienen su vivienda atiborrada de cosas: periódicos, revistas, envases vacios, ropa usada, papel, basura, comida, y a veces animales.

hoarding3

Emocionalmente están ligados a todas y cada una de sus posesiones, y son incapaces de distinguir lo de valor de la pura basura. Les hace sentir bien tener todo eso, y no importan las consecuencias para la salud o la seguridad.

De vez en cuando, oimos hablar de "la mujer de los perros" que va por la calle salvando animales que nadie vuelve a ver. Cerramos los ojos pensando qué daño puede hacer, incluso podemos hablar de ella como una buena persona. Pero si es una acumuladora de animales no sólo puede hacer daño, también puede matar, lisiar y causar una tortura inenarrable a muchas generaciones de animales. Y la acumulación enfermiza de animales es más habitual de lo que la gente cree.

Los ingleses utilizan el término "hoard" (hacer acopio) para definir este tipo de patologías, que nosotros denominamos "Síndrome de Diógenes", que suele aparecer en las noticias cuando se desaloja a alguien de una casa llena de basura. Esta variable con animales es lamentablemente muy conocida entre quienes estamos en el mundo de la protección animal. Cada año, en España, se producen al menos dos intervenciones en un caso de "hoarding", el último de ellos en la provincia de Madrid, en un rescate múltiple en el que intervinieron varias protectoras (ANAA, ALBA, SPAP MADRID y PROA) además de la policía.

A finales de 1999, se arrestó en Los Ángeles a una mujer y se presentaron cargos contra ella por maltrato: en su casa tenía 600 animales. Cuando entró la protectora, algunos ya estaban muertos, otros estaban agonizando y hubo que eutanasiarlos.

hoarding2

La mujer insistía en que estaban bien atendidos y que su casa era limpia, a pesar de las evidencias. Se negó rotundamente a que la Protectora se hiciera cargo de ellos. ¿Por qué? Porque según ella iban a matarlos a todos.
www.pet-abuse.com (no corresponde al caso de Los Ángeles)

Por definición, estamos hablando de situaciones en las que los animales se ven privados de los mínimos de atención. Las consecuencias varían en cada caso dependiendo de hasta dónde se hayan deteriorado cuando se decubre. A veces, sobre todo en la primera etapa, los signos de sufrimiento son poco visibles, como una cierta delgadez, un pelo no muy brillante o algunos parásitos, pero aunque físicamente el animal esté o no enfermo, sí es cierto que a nivel psicológico este encierro en estas casas es para él un verdadero tormento.

Además, según se van deteriorando las condiciones de la vivienda y aumenta el número de animales (porque se recogen más o porque van criando allí dentro) las heces y la orina acumuladas van provocando unos niveles de amoniaco peligrosos, las enfermedades infecciosas pueden empezar a diseminarse sin control, las heridas no se les curan, los enfermos permanecen ignorados tirados en un rincón y empieza a cundir la inanición.
hoarding4 
The Humane Society of the United States

El final de este drama es que los animales mueren por falta de comida y agua, por enfermedades o por heridas no tratadas. No es raro que sus cadáveres queden allí tirados, mezclados con los vivos y con la basura.

F.A.Q.
Preguntas y respuestas
Fuentes: HARC, AAVM, Animal protection Voters
 ¿Qué es un Síndrome de Diógenes con animales?

Es una patología que lleva a acumular en casa un número desmesurado de animales de compañía a los que no se da una siquiera atención no ya adecuada, sino incluso mínima: ni alimentación, ni agua, ni alojamiento, ni atención veterinaria, ni condiciones higiénicas.

El enfermo no reconoce que sus animales están mal incluso ante niveles críticos y evidentes de desnutrición, deshidratación, infestación parasitaria, proliferación de enfermedades, ataques entre los animales, canibalismo y cría incontrolada, todo ello en un espacio lleno de cosas, orinas y heces.

 ¿Cómo son estos enfermos?

Tienen la necesidad compulsiva de poseer muchos animales de compañía, más allá del límite en el cual pueden atenderlos de forma mínima. El enfermo suele creer que está "salvando" animales, sigue recogiendo y llevándose a casa sin freno, y además se opone ferozmente a separarse de ninguno de ellos, ya sea adoptado en una buena casa o para eutanasiarlo si está gravemente enfermo (en casos extremos tampoco quiere separarse de los cadáveres).

hoarding10

Chronicle. Kurt Rogers 

Este tipo de persona no es un simple excéntrico inofensivo y bien intencionado, sino alguien con un problema mental muy grave cuya consecuencia es el sufrimiento de sus animales. Si convive con niños o ancianos a su cargo, además, se produce una situación paralela de abuso y de maltrato con ellos.

 ¿A qué tipo de animales afecta?

Cualquier animal puede ser víctima de estos enfermos. Los informes han documentado una gran variedad de animales de compañía como gatos, perros. conejos, hurones, aves, cobayas, y de animales de granja (caballos, ovejas, cabras, pollos, vacas), así como animales exóticos y algunas veces animales salvajes peligrosos.

Los domésticos son los más habituales en estos casos, sobre todo por la facilidad para conseguirlos y porque tan es más fácil atenderlos que a los salvajes. Los gatos son los más afectados y los que más abundan en el estereotipo. Son más sencillos de coger y de tener en grupo que los perros, y ambas cosas explican por qué son las grandes víctimas.

hoarding12 

No es raro que haya varias especies animales juntas, aunque la mayoría de las veces el enfermo tiende a acumular una sola. Las investigaciones no han explicado aún qué factores intervienen para que la inclinación sea una u otra.

AP / Santa Rosa Press Democrat. Marc Aronoff
 ¿Cual es el caso conocido que implique a mayor número de animales?

El número de animales no es determinante si no se considera sobre una sola especie. Por ejemplo, no sería complicado tener en casa 500 ratas. Si hablamos de animales de mayor tamaño, se sabe de varios casos en los que había más de 1.000 animales, entre perros, gatos y otras especies.

 ¿Cómo pueden ser identificados por los veterinarios, a los que intentan engañar? avis2

El Dr. Patronek indica los siguientes signos como elementos de alarma para identificar un posible caso de Síndrome de Diógenes con animales. Esta información aparece recogida por la Asociación Americana de Médicos Veterinarios considerando que puede serles de gran utilidad, dada su cercanía a los animales, para dar la voz de alarma ante un cliente que presenta:

  • Constante cambio de animales, algunos de los cuales se ven una vez y nada más.
  • Visitas al veterinario por problemas no demasiado lógicos en alguien que cuida de sus animales, como traumatismos o enfermedades infecciosas.
  • Rara vez reciben animales con problemas propios de vejez, como procesos cancerosos o problemas cardíacos.
  • Se desplaza sin problema grandes distancias para ir al veterinario, va a horas algo intempestivas, y tiene varios veterinarios a los que lleva distintos animales, para que ninguno sepa cuantos tiene en realidad.
  • Intenta tratamientos o cuidados heroicos con animales que acaba de encontrarse.
  • Perfuma o baña a los animales antes de llevarlos para esconder su olor.
  • Lleva un animal relativamente presentable y pide medicación para otros que tiene muy enfermos, intentando que el veterinario se la de sin verlos y confíe en lo bien cuidados que los tiene viendo el que ha llevado.
  • No contesta o no sabe contestar a la pregunta sobre el número de animales que tiene.
  • Argumenta que se acaba de encontrar al animal que trae y que está en unas condiciones obviamente deplorables, incluyendo un fuerte olor a orina, unas uñas larguísimas y atrofia muscular, lo que indica que no estaba vagando por las calles, sino más bien que estaba recluido en medio de una gran suciedad.
  • Se interesa por recoger más animales abandonados, y pide datos de protectoras y perreras.
 ¿Por qué es un problema social?

La primera alarma es la existencia de quejas de los vecinos por maltrato o negligencia con los animales, por los olores pestilentes que salen de su vivienda o por la proliferación de roedores o insectos en la comunidad. Las carencias higiénicas se ven agravadas por la inexistencia de suministros (luz, agua corriente, ...), y la vivienda cae por debajo del mínimo de habitabilidad.

El exceso de cosas y las condiciones de saturación general pueden provocar un incendio, y además los niveles de amoniaco en el aire superan en creces lo que se considera seguro. Todo ello supone un alto riesgo para la comunidad a muchos niveles.

 ¿Cómo afecta a una protectora de animales?

Los casos de Síndrome de Diógenes con animales son una pesadilla para los refugios. Supone de entrada innumerables visitas, controles e intentos de sacar a los animales, y la Administración suele intervenir al final cuando la protectora, desesperada, se ve obligada a llevar el tema a la prensa y a provocar una situación de alarma social.

Pero es que además semejante acopio de animales es más de lo que un refugio puede asumir a nivel logístico y económico: muchos refugios carecen de sitio para meter a tanto animal, máxime cuando muchos están enfermos y deben estar en cuarentena y/o con atención veterinaria.

hoarding11
Y todavía peor, si tantos animales deben estar acogidos muchos meses se reduce o desaparece el espacio libre para poder rescatar animales abandonados y adoptables, y hay que desviar havia ellos unos recursos económicos ya de por sí bastante escasos.
PeTA

El coste que supone mantener a los animales decomisados mientras dura el proceso es más alto de lo que lo que un refugio puede asumir: un sólo caso de este tipo puede llevar al desastre a una protectora que está dando a la sociedad un servicio imprescindible, y casi siempre en solitario, sin ayuda ninguna de la Administración y en cambio con todo tipo de trabas por parte de ésta y de algunos conciudadanos.

 ¿Haría falta una ley específica?

Sí. La acumulación enfermiza de animales es un problema complejo y poco estudiado que trasciende la legislación de bienestar animal. Es un tema social que suele afectar a distintas administraciones: salud pública, salud mental, vivienda y sanidad, pero se plantea y afronta casi siempre desde la Administarción como un tema simple de control animal.

Incluso con las leyes vigentes sobre el maltrato a los animales y la regulación del número de animales en las casas por las ordenanzas municipales, estos casos son muy difíciles de resolver. Quienes tienen bajo su responsabilidad la aplicación de las leyes de protección animal carecen casi siempre de medios, de fuerzas o de voluntad para intervenir. Esta ley debería:

  • Describir y tipificar estos casos como delitos de crueldad, con el agravante de alto riesgo para la salud pública.
  • Ofrecer soluciones al problema de mantenimiento y atención de los animales decomisados para no echar toda la carga encima de las protectoras.
  • Restringir o prohibir la tenencia de animales a estas personas una vez procesadas, y mantener sobre ellas un control, ya que la reincidencia es casi del 100%.
 

A continuación, unos datos científicos y estadísticos sobre este grave problema, que pueden ayudar a entenderlo y arrojar alguna luz sobre las medidas necesarias para controlarlo, siempre y cuando exista por parte de la Administración alguna voluntad de ponerse a ello.

 
LOS ESTUDIOS SOBRE EL HOARDING CON ANIMALES
The Psychiatric Times · Traducción: Fundación Altarriba

Aunque los especialistas en atención animal reconocen que estas personas necesitan ayuda psiquiátrica, lo cierto es que no existe apenas bibliografía sobre este tema. Lo que hay en cuanto al Síndrome de Diógenes con animales ha sido escrito por agentes de la Humane Society of the United States y por personal de protectoras de animales. Sólo aparece un caso en bibliografía médica: Worth y Beck (1981) entrevistaron a muchos propietarios de animales de compañía que aparecían incluidos en los archivos del departamento de salud animal y en la agencia de control animal de Nueva York, porque se habían presentado quejas contra ellos. La mayor parte acumulaba perros o gatos; los hombres más a menudo perros, y las mujeres en cambio gatos. Casi las dos terceras partes eran mujeres, y el 70% estaban solteras. El aislamiento social era habitual, pero parecía ser más una consecuencia de su actividad que la causante de ella. La mayor parte dijo que había empezado en la infancia, y muchos de ellos no tenían teléfono, ni agua corriente ni luz, y además de animales acumulaban todo tipo de objetos.

Los autores especularon con la idea de que estas personas estaban adoptando un papel de padres con los animales que explicaría su negativa a desprenderse de ninguno de ellos, incluso habiendo buenas casas dispuestas a adoptarlos. Muchos argumentaron que sus animales les daban un "amor desiteresado y sincero", y tendían a personalizarlos y humanizarlos, viéndose a sí mismos como salvadores de animales que sufrían y a los que no quería nadie (Worth y Beck, 1981).

Más recientemente, Patronek (1999) entrevistó a trabajadores de refugios de animales sobre sus experiencias en este tipo de casos, y obtuvo 54 explicaciones bastante detalladas. Se definía a este enfermo como "alguien que acumula un número desorbitado de animales, que es incapaz de darles un mínimo de alimentación, higiene y atención veterinaria, de tomar medidas ante el deterioro de sus condiciones de vida (incluyendo enfermedades, hambre e incluso muerte) o de su entorno (espacio atiborrado de cosas y en situación sanitaria extrema), y niega cualquier influencia de este coleccionismo en su propia salud y bienestar". Estas averiguaciones apoyan algunas de las conclusiones de Woth y Beck. La mayoría de los casos eran mujeres (76%), una gran parte (46%) mayores de 60 años y vivían solas (solteras, viudas o divorciadas). Los casos más habituales afectaban a gatos (65%) y perros (60%). Basándose en estas conclusiones, Patronek cifró entre 700 y 2.000 los nuevos casos cada año en Estados Unidos (en España no existen ni datos, ni estudios, ni aparentemente el mínimo interés por realizarlos por parte de la Administarción).

Las condiciones descritas se reflejan en ambos estudios. En el 80% de los casos había animales enfermos o muertos, y casi en el 60% el afectado no reconocía ningún problema en su vida (Patronek 1999). En el 69% de los casos había orina y heces animales por todas partes, incluyendo la cama del propietario en la cuarta parte de ellos. La justificación de esta gente para su conducta estaba en su gran amor hacia los animales, en el sentimiento de que eran como sus hijos adoptivos, en la seguridad de que nadie podría cuidarlos mejor que ellos, y en el miedo a que los mataran. Igual que en el informe de Worth y Beck (1981), un alto número de los enfermos carecía de instalaciones sanitarias y suministros (cuarto de baño, cocina, calefacción, electricidad, etc.).

La solución de estos casos era muy complicada, y además el afectado solía recaer. El 60% era reincidente. Mucha gente de protección animal se lamentaba de la nula colaboración de las autoridades públicas y de los profesionales de la salud mental (Patronek 1999).

A día de hoy, la información sobre estos casos ha sido aportada por quienes los han investigado, y solamente un estudio presenta datos obtenidos directamente de los afectados: para estudiar y afrontar este problema se creó el HARC (Hoarding of Animals Research Consortium), integrado por el "Tufts Center for Animals and Public Policy", la Universidad de Boston, la Northeastern University, el Smith College y la Massachusetts Society for the Prevention of Cruelty to Animals. El primer proyecto del HARC incluía investigar a aquellas personas que daban el perfil del hoarding con animales y a otras que aún teniendo muchos no presentaban en absoluto la falta de atención que caracteriza a los primeros.

De nueve entrevistas, siete eran verdaderos enfermos y dos tenían múltiples animales de compañía pero ningún problema para atenderlos adecuadamente. Los informes sobre estos casos son muy consistentes e incluyen datos procedentes de los dos estudios que hemos mencionado anteriormente. Los nueve sujetos eran mujeres y casi todas mayores de 40 añosl. Cinco vivían solas, dos con su marido, dos tenían hijos y una vivía con su madre. Muchas de ellas además acumulaban cosas y sus casas eran un caos extraordinariamente sucio. En todos los afectados se confimó una convicción absoluta de tener un don especial para comunicarse con los animales, la afirmación de que la policía o las protectoras eran incapaces de darse cuenta de lo bien que los estaban cuidando, y consideraban que salvar animales era la finalidad de su vida. Es muy típico además que la infancia de estos enfermos estuviera llena de animales como resultado de una vida familiar caótica, inestable y con carencias afectivas.

TIPOLOGÍA DE DIÓGENES CON ANIMALES

El hoarding problemático con animales ha dado lugar a varios patrones psiquiátricos.

  • "Alucinación".
    Sugiere que quienes acumulan animales sufren una forma aguda de desorden con alucinaciones. Hay dos datos que lo apoyarían: su creencia firme en que tienen un don especial para comunicarse y/o empatizar con los animales, y la insistencia en que todos ellos están perfectamente sanos y bien atendidos. Esta afirmación, cuando la evidencia demuestra obviamente todo lo contrario, sugiere un sistema de percepción completamente desconectado de la realidad. Un hallazgo muy interesante es que para el mundo exterior, fuera del contexto de su relación con los animales, muchos de estos enfermos parecen personas mentalmente normales y sanas.
  • "Demencia".
    Patronek sugirió (1999) que un Diógenes con animales podía ser "un síntoma de demencia en fase inicial". Se basaba en el número de personas que fueron posteriormente ingresadas en clínicas psiquiátricas o puestas bajo vigilancia (26%) y en el hecho de que no percibían la irracionalidad de su conducta. Y lo que es más, en el 20% de los diagnósticos de demencia hay un Síndrome de Diógenes con objetos (Hwang 1998). Pero la verdad es que no hay mucha evidencia directa para este patrón. No se estableció si los ingresos eran debidos a demencia, y la falta de percepción de la situación por parte del enfermo está presente en otras patologías (por ejemplo, en el desorden obsesivo-compulsivo o en la anorexia). La acumulación de objetos va acompañada de la incapacidad para reconocer la existencia de un problema (Frost y Steketee 1998), y con todo nuestro trabajo no ha demostrado que esté directamente asociada a una disfunción cognitiva.
  • "Adicción".
    Lockwood (1994) apuntó la posibilidad del modelo adictivo basándose en similitudes con los casos de abuso de sustancias, como dar explicaciones de su conducta, aislamiento social, manía persecutoria y negligencia en el cuidado personal y del entorno. Otra evidencia con este patrón son las investigaciones sobre el problema de controlar los impulsos. En concreto, la acumulación de objetos está asociada a graves problemas de control, como la compra compulsiva (Frost 1998) y la adicción al juego (Meagher 1999). Algunos casos de animales manifiestan la adopción compulsiva de animales abandonados o de perreras.
  • "Zoofilia".
    Un pequeño número de estos casos pueden explicarse como zoofilia, y en ellos los animales sirven para obtener placer sexual (Lockwood 1994). Aunque en unos pocos casos los medios de comunicación han informado sobre acumulación de animales que eran objeto de actividad sexual, la evidencia es tan mínima que no podemos considerar esta patología como determinante principal de la conducta de acumulación.
  • "Trauma".
    Otro posible desencadenante para la acumulación de animales es que el individuo se ha visto privado de pequeño de los lazos familiares, y es incapaz de establer relaciones humanas cercanas o íntimas cuando se hace adulto. Esta situación puede derivar de una infancia sin padres o cuidadores, o haberlos tenido pero sufriendo situaciones de negligencia o abuso. En los estudios del HARC se recogía una vida familair caótica y unos padres inestables, así como el deseo de recibir de los animales un amor incondicional, ya descrito por el informe de Worth y Beck (1981). Este patrón de conducta también es acorde con la acumulación de objetos.
  • "Obsesión".
    El Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC) va ligado a los casos de acumulación de animales (Lockwood 1994). En el patrón TOC coinciden dos hechos relevantes:
    • los afectados por la acumulación de animales manifiestan un exagerado sentido de la responsabilidad para evitarles daños imaginarios, y toman medidas inverosímiles para llevar esa responsabilidad a la práctica.

Los enfermos de TOC experimentan este mismo sentido exagerado de la necesidad de prevenir daños, y también llevan a cabo rituales preventivos igual de irreales.

Además, Patronek (1999) indica que más del 80% de los acumuladores de animales también lo son de objetos variados. Datos similares aparecen en los estudios de Worth y Beck (1981) y en la prueba piloto del HARC. La acumulación de posesiones está presente en los enfermos de TOC en un 20% al 30% de los casos (Frost 1996), aunque es un síntoma algo diferente a otros de esta enfermedad. La coincidencia tan relevante entre el hoarding de cosas y el de animales indica que el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es una opción algo más que factible. Los Síndromes de Diógenes con objetos han recibido más atención científica ultimamente, y pueden ser una guía para un desarrollo de modelo conceptual para los casos de animales.