Las señales del abuso sexual contra los niños

Escrito por Nuria Querol i Viñas. Publicado en Violencia infantil-juvenil.

El menor abusado puede estar en dos extremos. Uno de ellos es que se convierte en un niño retraído, aislado de sus amigos y de su familia, con malas notas. También puede suceder lo contrario, comienza a tener problemas de hiperactividad y mala conducta; empieza a ser rebelde, agresivo, lastima animales, tiene pesadillas.
Prevención
Las señales del abuso sexual contra los niños
Septiembre 27 de 2005

El menor se vuelve retraído, aislado de sus amigos y de su familia. O, por el contrario, puede tener mala conducta y agresividad. En ocasiones, a través de sus dibujos cuenta lo que le está sucediendo. También hay síntomas físicos como sangrado y falta de control de esfínteres.

Se cree que el abuso sexual contra los niños es un delito silencioso, cuyos perpetradores se amparan en la indefensión de sus víctimas. Aunque muchos no lo sepan, los menores gritan sus historias.

Son voces mudas que muy pocos escuchan. Señales del abuso que se reflejan en sus comportamientos, en sus miradas tristes y perdidas, e incluso, en sus cuerpos.

Signos a los que no sólo deben estar atentos los padres sino familiares, profesores o vecinos, pues tristemente las estadísticas revelan que la mayoría de los autores del abuso son miembros del mismo núcleo familiar del pequeño o personas conocidas.

Los psicólogos y expertos en el tema aseguran que los menores víctimas de este delito, tienen una serie de conductas que pueden ser descubiertas por los adultos.

Éstos indican que no hay niño que esté preparado para hacerle frente al abuso sexual repetitivo.

El menor abusado puede estar en dos extremos. Uno de ellos es que se convierte en un niño retraído, aislado de sus amigos y de su familia, con malas notas. También puede suceder lo contrario, comienza a tener problemas de hiperactividad y mala conducta; empieza a ser rebelde, agresivo, lastima animales, tiene pesadillas.

En algunas ocasiones los menores, por temor, no cuentan lo que les sucede o cuando lo hacen no les creen, lo cual hace que no vuelvan a hablar al respecto.

En otros casos, a través de sus dibujos pueden manifestar lo que les está sucediendo. Hacen dibujos con figuras fálicas o en los que, si es una representación, omiten al agresor o lo hacen con características diferentes.

En algunos casos, según psicólogos, los menores tienen juegos sexuales con otros niños o comportamientos seductores con los adultos.

De acuerdo con Elmer Montaña, quien ha liderado una campaña en el Distrito de Aguablanca sobre el tema del abuso sexual, los agresores les regalan a los menores dinero u objetos de valor para seducirlos.

“Hemos descubierto en los últimos meses que los celulares se han convertido en un regalo que los agresores les dan a los niños o niñas para seducirlos y estar pendientes de ellos. Por eso los padres tienen que tener cuidado cuando sus hijos lleguen con dinero o con regalos”, asegura el abogado.

LAS SEÑALES FíSICAS. Por su parte, el jefe de pediatría del Hospital Universitario del Valle, médico Javier Torres, afirma que muchos de los menores violentados sexualmente tienen problemas con sus esfínteres.

Se orinan en la cama y cuando el abuso es cometido a un niño, puede que tenga problemas en la parte intestinal, como estreñimiento o manchado anal.

“Los menores también pueden presentar sangrado o problemas de flujo. Por eso las madres deben estar pendientes”, agrega el galeno.

También se han registrado casos en los que el abusador contagia de una enfermedad venérea al pequeño.

En la Sala Pediátrica del HUV han llegado dos casos dramáticos. Uno de ellos es un bebé de 5 meses de nacido contagiado con una venérea.

El segundo es el de un niño de la calle, de 12 años, que llegó por sus propios medios al HUV para consultar de un sangrado y unas molestias.

Al examinarlos, los médicos descubrieron que tenía dos enfermedades de transmisión sexual, al parecer porque había sido abusado por diferentes personas en repetidas oportunidades.

El problema del abuso sexual es un cáncer que se está enquistado en la sociedad. Sólo en el primer semestre de este año Bienestar Familiar atendió 147 casos en el Valle.

Síntomas

- Problemas para dormir o pesadillas

- Depresión, aislamiento o agresividad

- Juegos o dibujos sexuales

- Se niegan a ir a la casa de un familiar o vecino

- Llegan con dinero o regalos

- Malas notas

- Sangrado en los genitales

- Se orinan en la cama o no controlan los esfínteres

Consecuencias

- Problemas de autoestima

- Odio a su cuerpo

- Problemas al relacionarse con otras personas

- Depresiones, fobias o ansiedad

- Intentos de suicidios

- Cuando crecen se convierten en adultos que abusan de otros niños

- Abandonan el hogar

- Se niegan a ir al colegio

- Anorexia