Violencia hacia animales-Marielena Hoyo

Escrito por Nuria Querol i Viñas.

Porque el abuso hacia los animales está descrito científicamente como un desorden conductual. Porque también está comprobado que el ciclo de la violencia empieza por el maltrato a los más débiles como son “las mascotas” y de ahí se va como hilo de media hacia las personas.
Ingeniero Joel Ortega Cuevas Secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal
( Marielena Hoyo )
( 2005-07-06 )
marielena-hoyo

P R E S E N T E

Me dirijo a Usted de forma tan pública, conociendo perfectamente que dentro de sus prioridades no está por supuesto la preocupación por el bienestar y respeto hacia los animales no humanos; que los problemas con la fauna no le interesan en absoluto ante la magnitud de los que tiene que enfrentar para proteger a la raza humana que sortea y acampa en el Distrito federal, pero con todo, le agradecería seguirme leyendo aunque sea por la simple curiosidad de saber qué me vincula hoy hacia su persona o más bien, con el cargo que por el momento ostenta como Secretario de Seguridad Pública de esta enorme, conflictiva y bellísima Ciudad de México donde por quitarnos un triste reloj o despojarnos del vehículo en el que vamos y que a veces ni propio es, simple y sencillamente nos matan a balazos y el asunto no va más allá.

 

Entiendo pues que desde esa triste perspectiva no le interese mezclar su labor con la protección hacia los animales, máxime al estar obligado a prevenir y combatir durante las 24 horas del día la terrible violencia que a diario sufrimos especialmente los numerosos e incivilizados capitalinos como producto de una sociedad que cambió sus arraigados valores por el cinismo y el abuso; que canjeó su libertad por una dependencia absoluta de pensamientos ajenos; que permutó un cielo azul y limpio por el progreso mercantil y un absurdo afán de poseer y que a base de mala propaganda dejó de sentir compasión pero, sobre todo, perdió el respeto por la vida.


Y es precisamente la última frase que destaco la que me movió a escribirle teniendo relación muy cercana con el asunto de la casi ausente Brigada de Vigilancia Animal que a últimas fechas, intuyo, lo ha traído molesto y no tanto por la encrucijada de promoverla o no pese a que quizás es de los grupos más capacitados de toda la Corporación actual, sino por todo el fastidio que han significado las cientos de personas que desde todas partes del Mundo escribieron correos electrónicos solicitando que no se le cancele y que no se le cambie la filosofía inicial; que como una estricta necesidad ciudadana se ponga al servicio de la comunidad porque entre otras importantes cosas, sería la PRIMERA FUERZA DEL TIPO EN TODA AMÉRICA LATINA, lo que además de vestir de lujo e internacionalmente a la

Dependencia a su cargo, serviría de gran empujón para el resto de países de la zona que bien sabemos y de buena gana, siempre están a la expectativa de lo que hace México. Además y viendo el caso como un asunto de mutua conveniencia, poner en activo esta pequeña pero muy bien preparada Brigada le dará prestigio y buena imagen a la muy demeritada policía capitalina que, aunque no podemos generalizar porque en lo particular conozco y tengo contacto con estupendos elementos, está plagada a fuerza de amenazas por servidores corruptos que han preferido la plata al plomo. Usted me entiende… ¿verdad?


Pero… no nos quedemos en la parte vanidosa que sólo engorda artificialmente el ego y vayamos mucho más allá, por cuanto puede influir la buena y apropiada actuación de la BVA como un indicador de violencia, desde luego con una magnífica y CONVENCIDA coordinadora como lo fue (y a lo mejor podría seguir siéndolo para suerte de todos) la Maestra en Ciencias Gabriela Solís y, por lo útil que resultaría en la prevención de delitos, por ejemplo, de índole organizada, como suele pasar con las peleas de perros y toda la comisión de delitos asociados a estos primitivos y horrendos ¿espectáculos?


Porque el abuso hacia los animales está descrito científicamente como un desorden conductual.

Porque también está comprobado que el ciclo de la violencia empieza por el maltrato a los más débiles como son “las mascotas” y de ahí se va como hilo de media hacia las personas.

Porque quien ha cometido abusos contra los animales tiene más posibilidades de seguir transgrediendo las leyes y la ética descargando su violencia contra esposas e hijos, padres y demás, cuando termina con el perro o el gato.

Porque el maltrato a los animales es utilizado como un vil chantaje con los menores y en general con los más débiles del ¿hogar?

Porque los estudios de personalidad que se han elaborado en los E. U. A. han arrojado que los más violentos asesinos comenzaron su carrera delictiva dañando animales.

Porque la forma en que nuestros pequeños ciudadanos sean educados en el respeto hacia toda forma de vida se traducirá en un buen cuidado de su familia y la sociedad, cuando adultos.

Porque los animales son las víctimas más abusadas y silenciadas de la violencia. Porque la rudeza en contra de los animales es, para los países de primer orden una magnífica y muy eficiente herramienta de predicción confiable de violencia interpersonal.

Porque estudios internacionales estiman que en un tercio de los hogares en que se practica el abuso contra los animales hay violencia intrafamiliar.

Porque el 58 por ciento de los homicidas sexuales que fueron abusados en su niñez asocia su infancia con la crueldad animal.

Porque el 87 por ciento de criminales, ladrones y violadores admite haber dañado animales antes de llegar a la delincuencia “profesional”.

Porque de acuerdo a serios estudios que datan de varios años, el 78 por ciento de los abusadores animales terminan por presentar violencia y amenazas en contra de personas.

Porque el 30 por ciento de los violadores infantiles perpetraron actos de crueldad animal cuando eran niños y con ello no me refiero a que le hayan jalado la cola al gato o que le hayan lanzado piedras a los perros, no, pero no quiero dejar impresas ideas…

Porque el 60 por ciento de los menores que han presenciado maltrato animal han terminado por lastimar seriamente a su “mascota” llegando en ocasiones a privarla de la vida y no precisamente como producto de una mente inmadura.


O sea y como habrá podido darse cuenta y eso que el espacio me impide exponerle más fundamentos, la violencia en contra de los animales no debe tomarse a la ligera o como algo poco o nada digno de atender. Como en cualquier otro acto de violencia, ésta se relaciona directamente con el abuso de la fuerza y el poder de un ser dominante sobre otro más vulnerable o dependiente y, por último, QUIERO DEJARLE BIEN CLARO QUE AUNQUE EL PROYECTO FUE MAGNÍFICAMENTE RECEPCIONADO POR MARCELO EBRARD, ES PRODUCTO ABSOLUTO DE UNA DEMANDA CIUDADANA QUE ENCONTRÓ BUEN ECO, SIN COMPLEJOS, EN EL ENTONCES SECRETARIO DE SEGURIDAD PÚBLICA.


Ojalá y esto lo anime a poner pronto manos a la obra tal y como en origen fue conceptuada la BVA que nació, justamente, por un abuso de maltratadores animales a una de nuestras glorias de la protección animal. Otro día le cuento.
Espero su respuesta y quedo a sus órdenes.

marielena-hoyo-2

MARIELENA HOYO BASTIEN
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.