Sobre experimentación en animales: respuesta a Jorge Alcalde

Escrito por Nuria Querol i Viñas.

LOS ANIMALISTAS NO GANAN, LA HUMANIDAD SIGUE DANDO TUMBOS

 

La cuestión de la experimentación con animales no es ni mucho menos tan diáfana como el Sr. Jorge Alcalde ha expuesto, si así fuera, sólo nos quedaría el debate ético (que no es poco), pero es que el debate científico sobre la validez y la fiabilidad del uso de animales de experimentación sigue álgido y avivado por los mismos científicos.

 

No deberían los lectores adoptar la idea de que existe una suerte de dicotomía entre "defensores de los animales" y "científicos", afortunadamente para nuestra sociedad, los roles se entremezclan y somos todos mucho más complejos que esta simplista distinción que, a menudo, intenta venderse. En realidad, para aquéllos que nos interesamos por las alternativas al uso de animales de laboratorio, se nos antoja casi hilarante la imagen que intenta proyectarse del científico abnegado, altruista que lucha por el bienestar de la Humanidad, en contraposición a la del pseudo terrorista analfabeto, violento y defensor de los animales.

 

La experimentación con animales, aunque comprensible de manera intuitiva en la búsqueda de modelos, es incluso perjudicial y la Historia está llena de muchos ejemplos. Respecto al manido ejemplo de la vacuna de la polio, no debemos olvidar que ya en 1840 un cirujano ortopédico elaboró la hipótesis de que la médula espinal alojaba el virus, y en 1912, un grupo de patólogos descubrió el virus en intestinos humanos, aunque los investigadores no dejaban de infectar primates ignorando estos datos e incluso la vía de infección (vía nasal en monos y digestiva en humanos). Es cierto que en 1934 se elaboró una vacuna a partir de tejido de mono, pero tuvo como consecuencia la muerte de 6 personas y la parálisis de otras 12; otros investigadores provocaron la pérdida olfatoria en niños por exponerlos a sulfato de zinc, siguiendo con el modelo en monos. Años después, Sabin criticó los datos erróneos que se derivaron de los experimentos con monos y que nos alejaron del conocimiento de la verdadera naturaleza de la enfermedad en humanos. En 1949, John Enders cultivó el virus en tejidos, hecho que abrió el camino para el desarrollo de la vacuna, por lo que ganó el premio Nobel de Medicina en 1954. Los ejemplos se repiten a lo largo de la historia, incluso en los ejemplos tan utilizados como la diabetes (los diabéticos se inyectan insulina recombinante obtenida a partir de la modificación del genoma de bacterias), el Parkinson (las alteraciones en la vía nigro-estriada se describieron en cultivos in vitro), el cáncer de pulmón y las enfermedades cardiovasculares (sus factores de riesgo se describieron gracias a estudios epidemiológicos, no a la observación de sus efectos en animales de laboratorio), los anticuerpos monoclonales (se consideran una alternativa al cruel método de ascites, que ha sido prohibido en numerosos países por su intrínseco sufrimiento para el animal y por los peligros de zoonosis)etc.

 

Respecto a otras investigaciones realizadas en primates y que han resultado ser perjudiciales para los humanos, debemos destacar:

 

  • La amrinona (fármaco indicado en la insuficiencia cardiaca) se testó en primates no-humanos y se consideró segura. Pero en pacientes humanos, uno de cada 5 presentó hemorragias debido a su efecto indeseado sobre la coagulación de la sangre. Así mismo, numerosos fármacos han superado los tests pre-clínicos en primates para el tratamiento del infarto de miocardio, pero en los ensayos clínicos han resultado perjudiciales.

Los primates no humanos no desarrollan Alzheimer, Parkinson o la Corea de  Huntington de manera natural. Cuando se les induce en las condiciones de laboratorio, su etiopatogenia y manifestaciones difieren significativamente de las expresiones clínicas en humanos.

  • En el 2001 se lanzó una vacuna contra el Alzheimer, después de haber sido considerada segura en primates no humanos, pero causó inflamación cerebral severa en los pacientes humanos.

 

 

 

Apelando a una de las enfermedades que causan más preocupación en la población, el SIDA, se intenta justificar los experimentos en animales, aún cuando después de considerables años aún no hemos sido capaces de desarrollar una vacuna con éxito. “No hay ningún modelo animal que reproduzca la infección provocada por el HIV-1 en humanos, y los estudios de vacunas experimentales en modelos animales de enfermedades  causadas por lentivirus, han producido resultados tan dispares, que hacen difícil determinar lo que se requiere para una vacuna contra el HIV-1 exitosa”
Science1995;270:1811-15

 

Esto se debe a que la etiopatogenia del SIDA difiere entre los humanos y los modelos no humanos utilizados normalmente, sobre todo primates. Hay diferencias significativas como el hecho de que en chimpancés no hay una depleción de los linfocitos CD4+, no desarrollan infecciones oportunistas (como mucho, una gripe) ni cánceres asociados a la infección por HIV[1]

 

El ansia por curar a los humanos de nuestras enfermedades, puede llevarnos a discusiones acaloradas pero irreflexivas sobre la mejor aproximación para un mejor y más preciso conocimiento y posterior elaboración de estrategias profilácticas y terapéuticas. Los animales no humanos, por desgracia para ellos…pero también para  nosotros, no son modelos a escala nuestros, por lo que su utilización para el estudio de enfermedades humanas conlleva un serio riesgo que a menudo se tergiversa o esconde a los medios de comunicación para seguir justificando ciertos experimentos. No olvidemos que la industria farmacéutica ocupa  el tercer lugar en volumen de negocio a nivel internacional después de la industria del armamento y el narcotráfico. Los intereses económicos y la inercia científica, quizá junto con el miedo, tan inherente al ser humano, de aceptar cuando discurrimos por senderos equivocados hacen que se perpetúe el uso irracional y cruel de seres que tienen tanta capacidad de sentir placer y dolor como podemos ser nosotros.

 

No entraremos, pues, ni en el debate ético ni en los casos recientes de laboratorios que han sido denunciados por casos de extrema crueldad con los animales (Covance, Huntingdon Life Sciences…) ya que únicamente teniendo en cuenta las evidencias científicas se nos abre un interrogante sobre la legitimidad de los experimentos que estamos llevando a cabo con animales, ya sea por el sufrimiento que les causamos, como la responsabilidad para con nuestros congéneres humanos de resolver de manera rigurosa y eficaz los problemas de salud que nos atañen únicamente a nosotros, sin que nuestro enfoque erróneo conduzca a muertes o efectos indeseados innecesarios en humanos. Este análisis de la ratio beneficio/perjuicio es una reflexión obligada que, a menudo, quizá por desinformación o por especismo, pasamos desapercibido, a pesar de constituir una condición sine quan non para una buena praxis científica. Se lo debemos a los animales, pero también a los pacientes humanos.

 

Núria Querol Viñas

Bióloga celular y genetista

Estudiante de Medicina y Cirugía

Americans for Medical Advancement

 

[1] a) Letvin NL. Progress in the development of an HIV-1 vaccine. Science. 1998 Jun 19;280(5371):1875-80. b) Nara P, Hatch W, Kessler J, Kelliher J, Carter S. The biology of human immunodeficiency virus-1 IIIB infection in the chimpanzee: in vivo and in vitro correlations. J Med Primatol. 1989;18(3-4):343-55. c) Fultz PN, McClure HM, Swenson RB, Anderson DC. HIV infection of chimpanzees as a model for testing chemotherapeutics. Intervirology 1989;30 Suppl 1:51-8. d) Lusso P, Markham PD, DeRocco SE, Gallo RC. In vitro susceptibility of T lymphocytes from chimpanzees (Pan troglodytes) to human herpesvirus 6 (HHV-6): a potential animal model to study the interaction between HHV-6 and human immunodeficiency virus type 1 in vivo. J Virol. 1990 Jun;64(6):2751-8. e) Animal Models in AIDS. Amsterdam: Elsevier Science Publishing BV, 1990-40. f) Alter HJ, Eichberg JW, Masur H, Saxinger WC, Gallo R, Macher AM, Lane HC, Fauci AS. Transmission of HTLV-III infection from human plasma to chimpanzees: an animal model for AIDS. Science. 1984 Nov 2; 226(4674): 549-52. g) Ward RH, Capon DJ, Jett CM, Murthy KK, Mordenti J, Lucas C, Frie SW, Prince AM, Green JD, Eichberg JW. Prevention of HIV-1 IIIB infection in chimpanzees by CD4 immunoadhesin. Nature. 1991 Aug 1;352(6334):434-6. h) Zarling JM, Ledbetter JA, Sias J, Fultz P, Eichberg J, Gjerset G, Moran PA. HIV-infected humans, but not chimpanzees, have circulating cytotoxic T lymphocytes that lyse uninfected CD4+ cells. J Immunol. 1990 Apr 15;144(8):2992-8. i) Goudsmit J, Smit L, Krone WJ, Bakker M, van der Noordaa J, Gibbs CJ, Epstein LG, Gajdusek DC. IgG response to human immunodeficiency virus in experimentally infected chimpanzees mimics the IgG response in humans. J Infect Dis. 1987 Feb;155(2):327-31. j) Nara P, Hatch W, Kessler J, Kelliher J, Carter S. The biology of human immunodeficiency virus-1 IIIB infection in the chimpanzee: in vivo and in vitro correlations. J Med Primatol. 1989;18(3-4):343-55. k) Koch JA, Ruprecht RM. Animal models for anti-AIDS therapy. Antiviral Res. 1992 Aug;19(2):81-109. l) Fultz PN. Nonhuman primate models for AIDS. Clin Infect Dis. 1993 Aug;17 Suppl 1:S230-5 m) Aids Research Review New York, Marcel Decker, 1991. n) Gardner MB, Luciw PA. Animal models of AIDS. FASEB J. 1989 Dec;3(14):2593-606. o) The Scientist, Vol. 13, 16, p. 7, August 16, 1999.

 


 

Los animalistas ganan, la humanidad da un paso atrás
Jorge Alcalde Lagranja

La Universidad de Cambridge acaba de recibir un duro golpe en sus ambiciosos planes futuros de investigación. Uno de sus proyectos más sonados, el nuevo Primate Research Center, que iba encaminado a convertirse en referencia mundial en neurociencia, ha sido cancelado.

Con ello, se han ido a la papelera docenas de investigaciones sobre el Alzheimer, el Parkinson, la esquizofrenia y otros muchos males que afectan al sistema nervioso central de millones de seres humanos. Dado que el Reino Unido es, probablemente, la mayor potencia internacional en estudios del cerebro, cabían fundadas esperanzas de que este nuevo laboratorio fuera fuente de posibles curaciones para muchos de esos síndromes.

Sin embargo, con el comienzo de 2004, la Universidad no ha tenido más remedio que tirar la toalla. Y, ¿a qué debemos tamaña quiebra para el avance de la ciencia? ¿A un error de gestión? ¿A una crisis económica irreparable? ¿A un cambio de estrategia en la política científica británica? No, a quien hay que agradecerle esta catástrofe no es a otra cosa que al ecologismo radical, a la actuación extorsionadora y rayana en la ilegalidad de fanáticos activistas "defensores" de los animales contrarios al uso de monos y otros mamíferos como cobayas.

La sucesión de ataques, amenazas y destrozos provocados por estos amantes de la naturaleza salvaje obligó a las autoridades universitarias a ampliar de 24 a 32 millones de libras el presupuesto de construcción del centro. La mayor parte del montante añadido correspondió a medidas de seguridad para proteger a los científicos y sus instalaciones. Entre las sutiles técnicas de marketing, entre los recursos retóricos elegantísimos utilizados por los animalistas, estuvieron, según ha recogido la prensa, el lanzamiento de bocinas y sirenas encendidas a los tejados de las casas de los investigadores, la colocación de cruces ardientes en los jardines (¿de qué me suena esto?), las amenazas de bomba a los colegios de los hijos de empleados del centro, la corrosión de coches mediante el vertido de ácidos, la colocación de carteles en las casas de los científicos en los que se les acusaba de violadores y pederastas... En fin, una lista de lindezas que quita el hipo. Todo ello, en defensa de los derechos del macaco y de la rata.

Los responsables de Cambridge se niegan a reconocer que la cancelación del proyecto se deba sólo a la extorsión ecologista y aducen que "entre otros factores", la inflación ha jugado un papel importante en la insostenibilidad del centro. Lo malo es que el resto de factores se reducen a dos. El primero, el ya citado coste de las medidas de autoprotección contra ataques vandálicos. El segundo, el aumento de las partidas destinadas a satisfacer las nuevas leyes que el Gobierno británico ha aprobado, precisamente, para proteger a los animales de laboratorio.

Ningún científico experto en el tema podrá negar que la investigación con primates es la única vía posible para encontrar algún tipo de cura de males como el Alzheimer o el Parkinson y, quizás, también para lograr una vacuna contra la malaria y el sida. Los primates son los únicos animales cuyo cerebro presenta lóbulos frontales similares a los humanos. No existe otro animal que permita obtener modelos remotamente cercanos al comportamiento de las conexiones neuronales humanas. Para conocer el origen de un mal y, sobre todo, para estudiar las bondades de algún fármaco a la hora de combatirlo, es necesario estudiar previamente sus efectos en un animal. El protocolo suele consistir en provocar alguno de los síntomas de la enfermedad en la bestia y analizar su comportamiento biológico.

En enfermedades comunes del sistema nervioso, estos estudios pueden realizarse con ratones, cuyo engranaje neurológico también sirve de modelo. Pero cuando se trata de síndromes más complejos, que afectan a un mayor número de sistemas, es necesario acudir a primates. Sólo cabría una fórmula alternativa válida al uso de monos: provocar los daños en humanos y utilizarlos como cobayas.

Sin embargo, el uso de primates es una práctica muy rara. Menos de un 0,15 por 100 de los experimentos utilizan estos seres. Cuando es imprescindible, se trata de ejemplares criados en laboratorio ex profeso para tal fin, de especies que no están entre las más cercanas al hombre (no se usan ni chimpancés, ni gorilas, nI orangutanes, aunque serían más útiles desde el punto de vista de la ciencia). Es una práctica común estudiar a estos individuos en grupo, permitiéndoles desarrollar todas las actividades sociales propias de su especie. Cuando resulta inevitable acudir a una práctica invasiva, se utilizan anestésicos para impedir el dolor. Incluso se entrena a muchos de estos monos para que colaboren con el investigador ya que, en muchos casos, el estudio requiere la voluntariedad del animal y el estrés o el miedo invalidan los resultados.

En el último siglo, la utilización de primates ha sido clave para el hallazgo de la vacuna contra la polio, que ha salvado millones de vidas, para la consecución de anestésicos modernos, para el desarrollo de la diálisis en enfermos del riñón, para el logro de la vacuna contra la rubeola y la hepatitis B, para la fabricación de sistemas de soporte vital e incubadoras para recién nacidos, para el estudio de anticuerpos monoclonales que curan la leucemia... y docenas de avances más.

Es fácil imaginar cuál es el mundo que nos proponen los amigos de la cruz ardiente y la amenaza de bomba. Lo malo es que lo hacen desde la más absoluta impunidad. De los más de 450 ataques producidos desde 1999 contra las instalaciones y el personal de Cambridge, sólo se han derivado 28 detenciones menores. Por eso, los científicos británicos han comenzado a presionar a su Gobierno para que la legislación les ampare. De hecho, el Ministerio del Interior del Reino Unido está preparando el borrador de una ley que convertirá en delito con pena de cárcel la "ofensa e intimidación a científicos". También se prevé la creación de zonas de seguridad de 50 metros alrededor de los laboratorios en las que la policía podrá actuar contra los extremistas y la aplicación a éstos de una normativa similar a la Ley de Violencia en El Fútbol, que permite a la policía prohibir la entrada a recintos deportivos a "sospechosos razonables de hooliganismo".

Es de esperar que los modernos defensores de la libertad de expresión (a su modo) pongan el grito en el cielo ante estas alternativas. Pero a mí siempre me dará más escalofríos la imagen de un científico obligado a entrar camuflado en su oficina amurallada, protegido por la policía y avergonzado, dispuesto a comenzar una jornada laboral en la que quizás pueda hallar una vacuna contra la malaria, pero de la que tendrá que regresar a casa con escolta.

Se me ocurren demasiados parangones históricos a esta situación. Pero casi prefiero ni pensar en ellos. Me quedo con la idea de convertir en delito la oposición al avance científico. Delito criminal cuando se produce en los términos cuasiterroristas antes descritos, y delito de lesa humanidad cuando se limita a impedir el desarrollo de nuevas fuentes de bienestar. Y me viene a la memoria la oleada de asaltos a campos de maíz en Aragón, perpetrados por supuestos defensores de medio ambiente rural bajo la etiqueta todopoderosa de Greenpeace. ¿Tendremos que pedir en España, también, una ley que proteja la integridad de nuestros científicos y agricultores?

De momento, en el Reino Unido, los que prefieren un mundo con incubadoras, vacunas contra la polio, aparatos de diálisis y trasplantes de hígado ya han empezado a defenderse.(6-2-04)