Mucho que objetar

Escrito por Interviú.

La objeción de conciencia como desobediencia frente a las leyes vuelve con fuerza y sin ideologías

mucho-que-objetar_detalle_articulo
José Jordán/ Marta Jordi/ Guillermo Navarro

Muy lejos quedan las flores en el pelo y la estética de los primeros objetores, aquellos que en los años 60 y 70 iniciaron un movimiento de desobediencia civil frente al militarismo. Hoy las causas son distintas, pero siguen surgiendo objetores que quieren hacer visible su desacuerdo con las normas legales.

A los objetores a la mili ¬que lograron que su postura se reconociera en la Constitución– les han salido imitadores en los últimos años. Hay quienes objetan frente al aborto, a la experimentación o el maltrato a los animales. También, hay quienes se oponen a sufragar con sus impuestos el gasto militar o se sublevan a que se adoctrine a sus hijos en la escuela. Todos apelan a su conciencia para argumentar su postura contraria a la norma.

La semana pasada fue el Tribunal Supremo quien puso límites a la objeción, estableciendo que no existe un “derecho de alcance general”. Hizo esta puntualización en una sentencia que impide a dos funcionarios de prisiones apelar a la objeción de conciencia para negarse a suministrar jeringuillas a presos toxicómanos.

En este reportaje, varios profesionales y ciudadanos explican a interviú sus razones y posturas para no actuar contra de lo que les dicta su ética.

 


Para leer la entrevista, descárgate los archivos adjuntos, por favor.

 


interviu-full



Adjuntos:
ArchivoDescripciónTamaño
Descargar este archivo (1083_interviu1.jpg)1083_interviu1.jpg 760 kB
Descargar este archivo (1083_interviu2.jpg)1083_interviu2.jpg 830 kB