Entrevista a Núria Querol: Dejándose la piel por los animales

Escrito por Diari de Sant Cugat.

El 21 de febrero, Núria Querol y dos activistas más de Peta, un grupo internacional que defiende los derechos de los animales, fueron retenidos más de 10 horas en un calabozo por la policía de Milán, por participar en una acción contra el uso de pieles de animales por parte de marcas de moda internacional.

Dejándose la piel por los animales

nuria_querol_derojo
La policía retiene a la santcugatiense Núria Querol por participar en una acción de Peta en Milán.

Diari de Sant Cugat
06 de Abril del 2005, 14:25 hrs.

El 21 de febrero, Núria Querol y dos activistas más de Peta, un grupo internacional que defiende los derechos de los animales, fueron retenidos más de 10 horas en un calabozo por la policía de Milán, por participar en una acción contra el uso de pieles de animales por parte de marcas de moda internacional.

Núria Querol todavía no entiende porqué la policía italiana la retuvo, juntamente con dos compañeros de la organización Peta. Mientras participaban en una acción pacífica de denuncia por el uso de pieles de animales en el mundo de la moda frente al aparador de una tienda de Prada.

Los jóvenes quisieron aprovechar los desfiles de Semana Santa de la Moda de Milán, celebrada a finales de febrero, para denunciar la matanza indiscriminada de focas y otros animales que después utilizad firmas como Dolce&Gabana o Prada. Y, como en otras ocasiones, se plantaron delante del escaparate de unas lujosas galerías comerciales cargados con pancartas de denuncia, trípticos informativos y la reproducción en plástico de un zorro despellejada. Se trataba de una acción pacífica, sin violencia y sin destrucción de la propiedad, explica Núria.


A la policía italiana, que llegó de seguida al lugar de los hechos, no le hizo gracia la acción y decidió, después de someter a los jóvenes a un interrogatorio en el almacén de Prada, trasladarlos a los calabozos de una comisaría, donde los retuvieron durante 10 horas sin agua ni comida, incomunicados y sin explicaciones. Nos sentimos como animales enjaulados, fue muy duro, dice la joven. En los once años que esta bióloga lleva luchando de manera activa para conseguir un trato ético a los animales, nunca había pasado por una situación similar. Parece mentira que en un país miembro de la Unión Europea, donde se supone que los ciudadanos tenemos garantizados todas las libertades, pase una cosa así, lamenta. Una vez en Cataluña y ya más tranquila y aconsejada por abogados, Núria tiene la intención de denunciar al gobierno italiano por la detención ilegal y por el trato recibido.

milan-prada-11

Recogida y reciclaje de abrigos

La santcugatiense piensa continuar adelante con las acciones reivindicativas a favor de los animales con la Fundación Altarriba, el grupo AnimaNaturalis y Peta. Además de intentar convencer a la opinión pública para que no compre productos de las firmas que utilicen pieles de animales para hacer ropa u otros productos, los activistas de Peta llevan a cabo una campaña de recogida de abrigos de piel entre las personas que decidan renunciar. Las piezas se reutilizan en las acciones de protesta en la calle y también se envía una parte a colectivos sociales desfavorecidos como los sin techo de los EUA.


El 15 de marzo, por las focas

Cada año durante los meses de marzo y abril, la sangre de más de 300.000 crías de foca torturadas por grupos de cazadores que hacen negocio con la industria peletera tiñe de rojo el hielo de las costas de Terranova. Los activistas y simpatizantes de Peta, la Fundación Altarriba y la organización AnimaNaturalis están preparando para el próximo 15 de marzo una acción en el centro de Barcelona para protestar contra esta matanza anual consentida por las autoridades canadienses, con motivo de la celebración del Día Internacional contra la Caza de Focas. La acción, que se llevará a cabo delante de unas de las oficinas que el consulado de Canadá tiene en la Plaza Cataluña, será simultanea en más de 50 ciudades de todo el mundo. A parte de mostrar el rechazo a la crueldad de esta actividad, los activistas aprovecharán la acción para presentar una campaña internacional de boicot a los productos canadienses, des del marisco, a la grasa de foca para tratar cuero y zapatos, pasando por los viajes turísticos.


 

 

Descarga del artículo original aquí.