Eminentes científicos internacionales piden a Catalunya la abolición de las corridas

Escrito por Nuria Querol i Viñas.

toro_agoniza 
El Parlamento de Cataluña ha recibido hoy esta carta firmada por 273 investigadores científicos, psicólogos, sociólogos, criminólogos y profesionales de los servicios legales que insta al Parlamento a prohibir las corridas de toros con el fin de lograr una sociedad menos violenta.

Gevha - Grupo para el Estudio de la Violencia hacia Humanos y Animales

El Parlamento de Cataluña ha recibido hoy esta carta firmada por 273 investigadores científicos, psicólogos, sociólogos, criminólogos y profesionales de los servicios legales que insta al Parlamento a prohibir las corridas de toros con el fin de lograr una sociedad menos violenta. Numerosos estudios han vinculado distintos tipos de violencia interpersonal a el maltrato a los animales, entre los que destacan la violencia familiar y la comisión de delitos por parte de criminales violentos. Cada vez es más evidente que un mundo que consiente el maltrato a los animales es un mundo menos seguro para los seres humanos, por lo cual, en esta carta, estos investigadores especialistas en violencia solicitan que la legislación tenga en consideración dicho vínculo y brindan su apoyo a la ILP para prohibir las corridas de toros.

 

Dra. Núria Querol i Viñas

http://www.gevha.com

Bióloga especialista en Biología Celular, Genética y Biosanitaria.  Médico en el Hospital Universitario Mútua de Terrassa (HUMT), Universitat de Barcelona. Estudios en Perfil Criminal, Psicopatía y Asesinos en Serie. Directora del Programa de Atención a Mujeres Maltratadas y sus animales de compañía, de la Comisión de Lucha Contra la Violencia Familiar y de Género del HUMT.  Directora de la Comisión de Estudios de Bienestar de Personas y Animales del Ayuntamiento de Barcelona. Es miembro de : Asociación Americana de Criminología, especialista en crueldad hacia animales, Asociación Americana de Psicología, división de Estudios Humano-Animal, Sociedad Catalana de Psiquiatría y Salud Mental y la Sociedad Española de Estudios Criminológicos, entre otras.

Entre sus publicaciones :

  • V i o l e n c i a  h a c i a  a n i m a l e s  p o r m e n o r e s . . . ¿ c o s a s  d e  n i ñ o s ?. Revista de Bioética y Derecho,  N ÚMERO 1 3 - A B R I L 2 0 0 8 p. 12
     
  • Evaluación del maltrato a los animales en población forense con diagnóstico de psicopatía/ trastorno antisocial de la personalidad. 2004. Publicaciones del Centre d’Estudis Jurídics.

 

 

 nuria.parlament.curt.jpg 

La Dra. Núria Querol ha participado en la primera investigación española sobre violencia hacia animales en población forense con diagnóstico de psicopatía, que será presentada en el próximo congreso de la Asociación Americana de Criminología en San Francisco, de la cual es miembro especialista en crueldad hacia los animales. Es miembro de la Comisión de Lucha contra la Violencia Familiar y de Género del Hospital Universitario Mútua de Terrassa, donde coordina el Programa de Atención a Mujeres Maltratadas y sus Animales de Compañía. Hace más de 10 años fundó el Grupo de Estudios para el Estudio de la Violencia Hacia Humanos y animales, y participa en congresos nacionales en internacionales sobre violencia hacia los animales y violencia interpersonal, habiendo sido invitada recientemente a las Universidades de Harvard, New México y Denver para hablar sobre la situación de la violencia hacia los animales en España.


 

Distinguidos Miembros del Parlamento de Cataluña:
Hemos tenido conocimiento de que el Parlament está considerando una Iniciativa Legislativa Popular que modificaría y mejoraría un artículo de la Ley de Protección de los Animales en Cataluña.
Desde el mayor de los respetos nos dirigimos a Ustedes con la esperanza de que nuestras aportaciones les resulten de utilidad durante sus deliberaciones acerca de esta importante decisión. En calidad de investigadores
científicos, psicólogos, sociólogos, criminólogos y profesionales de los servicios legales estamos preocupados por la contribución que el maltrato a los animales supone al problema de la violencia contra
los seres humanos.
Numerosas investigaciones demuestran que existe un estrecho vínculo entre el maltrato a los animales y la violencia de género, el maltrato infantil y otras formas de violencia interpersonal, cuya prevención es de
gran interés para la sociedad. En consecuencia, la prudencia y la precaución exigirían iniciativas legales que tuviesen en cuenta dicho vínculo.
Los maltratadores de animales presentan una mayor probabilidad de ser violentos con las personas y de cometer delitos comunes. Según un amplio estudio (Arluke et al., Journal of Interpersonal Violence, 1999), un
maltratador de animales presenta cinco veces más probabilidades de cometer crímenes violentos como agresiones físicas, violaciones y asesinato; cuatro veces más de delinquir contra la propiedad; y tres veces
más de cometer delitos relacionados con las drogas. Las investigaciones también establecen un vínculo especialmente estrecho entre el maltrato a los animales y la violencia doméstica. Aquellos que perpetran
actos violentos contra animales son más proclives a cometerlos también con sus cónyuges o sus hijos.
Como es obvio, la violencia es violencia, sea cual sea la víctima, y quienes recurren a la violencia en el trato con los animales tienen más probabilidades de emplearla también en sus relaciones con los humanos.
Independientemente de si la dirigen contra animales o humanos, estos agresores utilizan la fuerza y el poder de la violencia para dominar y controlar a los demás.
Un aspecto que algunos desconocen, es que, además de la relación entre el maltrato a los animales y la violencia hacia las personas, ser testigo directo del maltrato a los animales también puede conducir a futuros
comportamientos violentos hacia otros seres humanos. Estudios recientes demuestran que el simple hecho de ser testigo del maltrato a los animales perpetúa el ciclo de la violencia a través de la insensibilización
y de la imitación. Los jóvenes que presencien maltrato animal de manera reiterada podrían ser más vulnerables a “aprender” a usar la violencia en sus relaciones personales.
Teniendo en cuenta las numerosas evidencias que asocian el maltrato de animales con la violencia hacia los seres humanos, muchos gobiernos han tomado medidas para fortalecer sus leyes de protección de los
animales, y en varios países las agencias de orden público y los organismos gubernamentales han aprobado políticas basándose en estas conclusiones. A modo de ejemplo: muchas jurisdicciones de Estados Unidos
han implementado sistemas de intercambio de datos y de formación entre los servicios sociales y las organizaciones de bienestar animal. Por otra parte, el FBI utiliza información sobre casos de maltrato de animales
para buscar e identificar a delincuentes violentos. Se ha instruido a los trabajadores sociales sobre la necesidad de informar acerca de los casos de maltrato a animales, y la policía ha recibido entrenamiento para
detectar signos de maltrato infantil y de violencia de género al investigar casos de maltrato de animales. Más recientemente, los servicios de protección a la infancia, las casas de acogida para mujeres maltratadas
y las jefaturas de policía local, han comenzado a colaborar con veterinarios y con otras entidades que trabajan en el cuidado de los animales, utilizando los informes sobre casos de maltrato a los animales para
identificar hogares donde se puede estar produciendo maltrato infantil o violencia contra la mujer.
Centrándonos ahora en las corridas de toros: las sociedades difieren, tanto por costumbre como por ley, en lo que entienden (o han entendido en el pasado) por maltrato hacia los animales. Las corridas de toros
son una de las numerosas prácticas que cada vez están siendo más debatidas y cuestionadas en países y regiones en las que gozaron en su momento de cierta popularidad.
Desde nuestro punto de vista, está claro que las corridas de toros comparten las principales características de esas formas de maltrato a los animales que según se ha descubierto están asociadas con la violencia
hacia los humanos. El poder, el dominio, la subyugación y el control son todos ellos componentes de las corridas de toros. La gravedad del daño infligido a los animales también constituye una variable importante
en dicha asociación. El herir al toro en un proceso lento y ritualizado que culmina con su muerte, es comparable a casos de maltrato grave y atroz.
Estamos preocupados muy especialmente por el impacto que las corridas de toros puedan tener sobre las personas que las presencian. Los jóvenes que son testigos de cómo los toros son heridos una y otra vez
hasta morir ante un público entusiasta, son impresionables y más susceptibles de aprender que es aceptable imponer su poder y dominio sobre otros seres más vulnerables a través de la violencia, ya sean éstos
animales o personas.
A pesar de que no todas las personas implicadas en el maltrato a los animales son violentas hacia los humanos, y muchas personas que perpetran o presencian el maltrato a los animales no se vuelven violentas
hacia las personas, la conexión entre el maltrato a los animales y la violencia interpersonal no puede pasarse por alto. El maltrato a los animales es un asunto muy serio y preocupante que afecta a la sociedad y
cuyas repercusiones son muy significativas para el bienestar de las personas. Cada vez es más evidente que un mundo que consiente el maltrato a los animales es un mundo menos seguro para los seres humanos.
Los legisladores responsables actuarían con prudencia si consideraran la cada vez mayor evidencia de una asociación entre estas dos formas de violencia y maltrato.
En conclusión y en vista de la comprobada relación existente entre la violencia hacia animales y la violencia hacia los humanos, nos unimos en tanto que científicos, académicos y profesionales del derecho, alrededor
del mundo y respetuosamente les instamos a apoyar la Iniciativa Legislativa Popular y a prohibir las corridas de toros.
Atentamente,
Kenneth Shapiro, P.h.D. in Clinical Psychology, Editor, Society and Animals Journal
AVALAN CON SU FIRMA ESTA CARTA 273 INVESTIGADORES CIENTÍFICOS, PSICÓLOGOS, CRIMINÓLOGOS,
PROFESIONALES DE LOS SERVICIOS LEGALES Y PROFESIONALES DE LA PROTECCIÓN DE LAS PERSONAS.


CARTA DE APOYO DE CIENTÍFICOS INTERNACIONALES A LA ILP


Entre otras personalidades, la misiva está firmada por:

Frank R. Ascione (USA)

Catedrático de la American Humane Endowed Chair en la Escuela de Postgrado de Estudios Sociológicos de la Universidad de Denver y director del Instituto de Conexión Humano-Animal, el profesor Ascione es conocido por sus premiadas investigaciones sobre las raíces comunes de la violencia hacia personas y hacia animales. Su trabajo se ha publicado y citado ampliamente, y se le requiere a menudo por sus conocimientos sobre el desarrollo infantil, la violencia interpersonal y el maltrato animal. Anterior presidente de la Southwest Society para la Investigación del Desarrollo Humano, se le solicita con frecuencia para que ofrezca su testimonio ante el Congreso estadounidense. También ha sido parte del equipo de asesores del Presidente de USA para asesorar sobre el tema de la violencia en la familia.

Entre sus Libros:

·         International Handbook of Animal Abuse and Cruelty: Theory, Research and Application. West Lafayette, IN: Purdue University Press. (Ed) (2008). Manual Internacional del maltrato a animales y la Crueldad

·         Children and Animals: Exploring the Roots of Kindness and Cruelty.West Lafayette, IN: Purdue University Press (2005).  Ninos y Animales: explorando las raices de la bondad y la crueldad.

 

 

Prof. Eleonora GULLONE

Doctor, FAPS, Associate Professor, School of Psychology and Psychiatry, Monash University. Research: Emotion Regulation; Aggression and Animal abuse. Fellow of the Australian Psychological Society. Australia. Profesora de Monash University, AUSTRALIA, Facultad de Psicología y Psiquiatría. Investigadora destacada de la regulación de emociones, agresividad, y maltrato animal.

Entre sus publicaciones (revistas científicas):

·         The Relationship Between Bullying and Animal Abuse in Adolescents: The Importance of Witnessing Animal Abuse. Journal of Applied Developmental Psychology. Gullone, E., & Robertson, N. (2008). “El Vinculo entre “Bullying” y el Maltrato a Animales”

·         The Relationship Between Family Violence and Animal abuse.  Journal of Interpersonal Violence. Volant, A., Johnson, J., Gullone, E., & Coleman, G. (2008). “El Vinculo entre la Violencia Domestica y el Maltrato a Animales”

·         Juvenile Persistent Offender, Primary Group Deficiency and Persistent Offending in Adulthood: Qualitative Analysis.Psychiatry, Psychology, and Law. Wileman, B., Gullone, E., & Moss, S. (2007).

 

Prof. Arnold ARLUKE

Doctor, Profesor of Sociology, Research areas: Qualitative Methods, Social Psychology, Human-Animal Relationships, Northeastern University, Boston, MA, USA. Professor de Sociologia, Northeastern University USA, Investigador destacado del Psychologia social, contactos humanos-animal. Fundador y Co-editor de la series Cultura y Sociedad

·         Founding Co-Editor, Animals, Culture and Society series, Temple University Press (1996 to present)

 

Entre sus Libros:

·         Beauty and the Beast: Human-Animal Relations Revealed in Real Photo Postcards, 1905-1935 (Syracuse: Syracuse University Press, 2010) with Robert Bogdan

·         Inside Animal Hoarding: The Barbara Erickson Case Lafayette, IN: Purdue University Press, 2009) with C. Killeen.

·         Between the Species: Readings in Human-Animal Relationships (Boston: Allyn and Bacon, 2008) with Clinton Sanders.

·         Just a Dog: Understanding and Using Animal Cruelty (Philadelphia: Temple University Press, 2006).

·         Brute Force: Animal Police and the Challenge of Cruelty (West Lafayette, IN: Purdue University Press, 2004).

 

Prof. Jack LEVIN

Profenssor of Sociology and Criminology at Northeastern University, Boston, USA.

·         Co-director of the Brudnick Center on Violence

·         Speaker: White House Conference on Hate Crimes, the Department of Justice, the Department of Education, and the International Association of Chiefs of Police.

 

Selected Books include:

  • Domestic Terrorism: Roots of Terrorism (2006)
  • Serial Killers and Sadistic Murderers: Up Close and Personal (2008)

·         The Will to Kill: Making Sense of Senseless Murder (2008),

·         The Violence of Hate, (2010)

 

El profesor Jack Levin, catedrático de Sociología y Criminología y codirector de Centro Brudnick para el Estudio de la Violencia en la Northeastern University, es una autoridad en crímenes de violencia y en crímenes de odio y de prejuicio. Además de sus cursos sobre criminología y violencia, el profesor Jack Levin es autor y coautor de más de 28 libros, incluyendo The Will to Kill: Making Sense of Senseless Murder, [«El deseo de matar: la comprensión del asesinato sin sentido»), Domestic Terrorism [«Terrorismo doméstico»], y The Violence of Hate [«La violencia del odio»] y ha publicado más de 150 artículos en publicaciones especializadas y en periódicos y revistas. 


Distinguidos Miembros del Parlamento de Cataluña:

Hemos tenido conocimiento de que el Parlament está considerando una Iniciativa Legislativa Popular que modificaría y mejoraría un artículo de la Ley de Protección de los Animales en Cataluña.

Desde el mayor de los respetos nos dirigimos a Ustedes con la esperanza de que nuestras aportaciones les resulten de utilidad durante sus deliberaciones acerca de esta importante decisión. En calidad de investigadores científicos, psicólogos, sociólogos, criminólogos y profesionales de los servicios legales estamos preocupados por la contribución que el maltrato a los animales supone al problema de la violencia contra los seres humanos.

Numerosas investigaciones demuestran que existe un estrecho vínculo entre el maltrato a los animales y la violencia de género, el maltrato infantil y otras formas de violencia interpersonal, cuya prevención es de gran interés para la sociedad. En consecuencia, la prudencia y la precaución exigirían iniciativas legales que tuviesen en cuenta dicho vínculo.

Los maltratadores de animales presentan una mayor probabilidad de ser violentos con las personas y de cometer delitos comunes. Según un amplio estudio (Arluke et al., Journal of Interpersonal Violence, 1999), un maltratador de animales presenta cinco veces más probabilidades de cometer crímenes violentos como agresiones físicas, violaciones y asesinato; cuatro veces más de delinquir contra la propiedad; y tres veces más de cometer delitos relacionados con las drogas. Las investigaciones también establecen un vínculo especialmente estrecho entre el maltrato a los animales y la violencia doméstica. Aquellos que perpetran actos violentos contra animales son más proclives a cometerlos también con sus conjugues o sus hijos.

Como es obvio, la violencia es violencia,  sea cual sea la víctima, y quienes recurren a la violencia en el trato con los animales tienen más probabilidades de emplearla también en sus relaciones con los humanos. Independientemente de si la dirigen contra animales o humanos, estos agresores utilizan la fuerza y el poder de la violencia para dominar y controlar a los demás.

Un aspecto que algunos desconocen, es que, además de la relación entre el maltrato a los animales y la violencia hacia las personas,  ser testigo directo del maltrato a los animales también puede conducir a futuros comportamientos violentos hacia otros seres humanos. Estudios recientes demuestran que el simple hecho de ser testigo del maltrato a los animales perpetúa el ciclo de la violencia a través de la insensibilización y de la imitación. Los jóvenes que presencien maltrato animal de manera reiterada podrían ser más vulnerables a “aprender” a usar la violencia en sus relaciones personales.

Teniendo en cuenta las numerosas evidencias que asocian el maltrato de animales con la violencia hacia los seres humanos, muchos gobiernos han tomado medidas para fortalecer sus leyes de protección de los animales, y en varios países las agencias de orden público y los organismos gubernamentales han aprobado políticas basándose en estas conclusiones. A modo de ejemplo: muchas jurisdicciones de Estados Unidos han implementado sistemas de intercambio de datos y de formación entre los servicios sociales y las organizaciones de bienestar animal. Por otra parte, el FBI utiliza información sobre casos de maltrato de animales para buscar e identificar a delincuentes violentos. Se ha instruido a los trabajadores sociales sobre la necesidad de informar acerca de los casos de maltrato a animales, y la policía ha recibido entrenamiento para detectar signos de maltrato infantil y de violencia de género al investigar casos de maltrato de animales. Más recientemente, los servicios de protección a la infancia, las casas de acogida para mujeres maltratadas y las jefaturas de policía local, han comenzado a colaborar con veterinarios y con otras entidades que trabajan en el cuidado de los animales, utilizando los informes sobre casos de maltrato a los animales para identificar hogares donde se puede estar produciendo maltrato infantil o violencia contra la mujer.

Centrándonos ahora en las corridas de toros: las sociedades difieren, tanto por costumbre como por ley, en lo que entienden (o han entendido en el pasado) por maltrato hacia los  animales. Las corridas de toros son una de las numerosas prácticas que cada vez están siendo más debatidas y cuestionadas en países y regiones en las que gozaron en su momento de cierta popularidad.

Desde nuestro punto de vista, está claro que las corridas de toros comparten las principales características de esas formas de maltrato a los animales que según se ha descubierto están asociadas con la violencia hacia los humanos. El poder, el dominio, la subyugación  y el control son todos ellos componentes de las corridas de toros. La gravedad del daño infligido a los animales también constituye una variable importante en dicha asociación. El herir al toro en un proceso lento y ritualizado que culmina con su muerte, es comparable a casos de maltrato grave y atroz.

 

Estamos preocupados muy especialmente por el impacto que las corridas de toros puedan tener sobre las personas que las presencian. Los jóvenes que son testigos de cómo los toros son heridos una y otra vez hasta morir ante un público entusiasta, son impresionables y más susceptibles de aprender que es aceptable imponer su poder y dominio sobre otros seres más vulnerables a través de la violencia, ya sean éstos animales o personas.

A pesar de que no todas las personas implicadas en el maltrato a los animales son violentas hacia los humanos, y muchas personas que perpetran o presencian el maltrato a los animales no se vuelven violentas hacia las personas, la conexión entre el maltrato a los animales y la violencia interpersonal no puede pasarse por alto. El maltrato a los animales es un asunto muy serio y preocupante que afecta a la sociedad y cuyas repercusiones son muy significativas para el bienestar de las personas. Cada vez es más evidente que un mundo que consiente el maltrato a los animales es un mundo menos seguro para los seres humanos. Los legisladores responsables actuarían con prudencia si consideraran la cada vez mayor evidencia de una asociación entre estas dos formas de violencia y maltrato.

 

En conclusión y en vista de la comprobada relación existente entre la violencia hacia animales y la violencia hacia los humanos, nos unimos en tanto que científicos, académicos y profesionales del derecho, alrededor del mundo y respetuosamente les instamos a apoyar la Iniciativa Legislativa Popular y a prohibir las corridas de toros.

 

Atentamente,

Kenneth Shapiro, P.h.D. in Clinical Psychology, Editor, Society and Animals Journal

AVALAN CON SU FIRMA ESTA CARTA 273 INVESTIGADORES CIENTÍFICOS, PSICÓLOGOS, CRIMINÓLOGOS,PROFESIONALES DE LOS SERVICIOS LEGALES Y PROFESIONALES DE LA PROTECCIÓN DE LAS PERSONAS.


 Distingits membres del Parlament de Catalunya:

 

Hem tingut coneixement que el Parlament està considerant una iniciativa legislativa popular que modificaria i milloraria un article de la Llei de Protecció Animal a Catalunya.

Els escrivim a Vostès respectuosament amb l’esperança que els nostres comentaris els siguin d’utilitat durant la deliberació d’aquesta important decisió. En qualitat d’investigadors científics, psicòlegs, sociòlegs, criminòlegs i professionals dels serveis legals i assistencials, estem preocupats pel fet que el maltractament animal contribueixi als problemes de violència contra les persones.

Un important conjunt d’investigacions ha demostrat que el maltractament animal està estretament associat amb la violència de gènere, el maltractament a menors i altres formes de violència interpersonal, les quals la societat està especialment interessada en prevenir. Així doncs, la prudència i la precaució recomanaria l’adopció de mesures legislatives que tinguessin en compte aquest vincle.

Aquells que maltracten els animals són més propensos a actuar de forma violenta contra les persones i a cometre delictes comuns. Un ampli estudi (Arluke et. al., Journal of Interpersonal Violence, 1999) ha mostrat que els maltractadors d’animals tenen cinc vegades més de probabilitat de cometre delictes violents com l’agressió física, la violació i l’assassinat; quatre vegades més de cometre delictes contra la propietat; i tres vegades més de cometre delictes relacionats amb les drogues. Estudis també mostren que existeix un vincle especialment estret entre el maltractament animal i la violència domèstica. Aquells que són violents amb els animals, amb més probabilitat també ho poden ser envers la seva parella o fills.

Òbviament, la violència és violència, independentment de qui sigui la víctima, i aquells que recorren a la violència en el seu tracte amb els animals molt probablement també ho facin amb les persones. Ja sigui contra els animals o contra les persones, el maltractador recorre sistemàticament a la força i al poder de la violència per dominar i controlar a  altres.

El què potser alguns de Vostès no saben és que, a més a més de l’evident relació existent entre el maltractament animal i la violència interpersonal, presenciar directament aquest maltractament cap animals pot portar a que, en el futur, el qui ho presencia desenvolupi conductes agressives contra les persones. Investigacions recents han revelat que simplement el fet de presenciar maltractaments animals perpetua el cicle de violència mitjançant la insensibilització i la imitació comportamental. Especialment la gent jove que és testimoni de maltractaments a animals, de forma continuada,  podria aprendre a utilitzar la violència en les seves relacions personals.

Donat el gran nombre d’evidències que relaciona el maltractament animal amb la violència cap a les persones, molts governs han pres mesures per tal d’endurir les lleis de protecció dels animal, i en diversos països els organismes d’ordre públic i estatals ja han aprovat polítiques basades en aquestes conclusions. Per exemple, moltesjurisdiccions dels Estats Units han implementat sistemes d’intercanvi de dades i formació entre els serveis socials i organitzacions de benestar animal. També la FBI utilitza dades sobre casos de maltractament animal per buscar i identificar als delinqüents violents. Als treballadors socials se’ls ha ensenyat la necessitat de denunciar els casos de maltractament animal, i agents de policia s’han entrenat per a reconèixer signes de violència infantil i de gènere quan investiguen casos de maltractament animal.

Recentment, els serveis de protecció infantil, les cases d’acollida per a dones maltractades i les prefectures de policia local han començat a col·laborar amb veterinaris i entitats que treballen amb animals i els informes sobre maltractament animal s’estan utilitzant com a indicadors de llars on potser els menors i les dones siguin víctimes de la violència.

Si ens centrem en la pràctica de les curses de braus, les societats difereixen, ja sigui per costum o per llei, en el què entenen o han entès en el passat per maltractament animal. Les curses de braus són una de les moltes pràctiques que són cada vegada mes debatudes i qüestionades en països i regions on al seu temps varen ser populars.

Des del nostre punt de vista, les curses de braus comparteixen, sens dubte, les principals característiques d’aquelles formes de maltractament animal que s’han associat a la violència cap als humans. La força, el poder, la dominació i el control  són totscomponents de les curses de braus. La gravetat del dany ocasionat als animals també és una variable important en aquesta relació. Ferir lentament i ritualment als braus culminant amb la seva mort és comparable als casos mes més greus i atroços de maltractament.

Estem especialment preocupats en l’impacte que puguin tenir les curses de braus en els testimonis. Els joves que veuen com els braus són malferits, una i una altra vegada, fins la seva mort,  davant d’un públic entusiasta, son impressionables i aptes a aprendre que és acceptable exercir violentament poder i domini a criatures vivents vulnerables, ja siguin animals o persones vulnerables.

Encara que no tots aquells involucrats en maltractament animal son violents amb les persones, i molta gent que maltracta animals o presencia maltractament animal no esdevenen violents cap a les persones, no es pot desconsiderar la relació entre el maltractament animal i la violència interpersonal. El maltractament animal és un assumpte seriós  per a la societat i té una important repercussió en el benestar humà. Es fa cada vegada més evident que un món que no posa entrebancs al maltractament animal és també un món menys segur pels humans.Seria molt recomanable que els legisladors responsables tinguessin en consideració les proves, cada vegada més nombroses, que donen fe del nexe existent entre aquestes dues formes de violència i maltractament.

Com a conclusió, i en vista de la contrastada relació existent entre la violència cap als animals i la violència cap als humans, ens unim com a científics, acadèmics i professionals dels serveis socials d’arreu del món, i amb el merescut respecte, els instem a que donin suport a la iniciativa legislativa popular i aboleixin les curses de braus.

Cordialment,

Kenneth Shapiro, P.h.D. in Clinical Psychology, Editor, Society and Animals Journal

AVALEN AMB LA SEVA FIRMA AQUESTA CARTA 273 INVESTIGADORS CIENTÍFICS, PSICÒLEGS, CRIMINÒLEGS,

PROFESSIONALS DELS SERVEIS LEGALS I PROFESSIONALS DE LA PROTECCIÓ DE LES PERSONES. 

 

 

 

Adjuntos:
ArchivoDescripciónTamaño
Descargar este archivo (1063_CARTES_ILP.pdf)1063_CARTES_ILP.pdf 39 kB