Un juez condena a una persona por apalear a su perro, un cachorro de nueve meses, y causarle la muerte

Escrito por Nuria Querol i Viñas.

Un juez ha condenado a una persona a cuatro meses de prisión por apalear a un perro en la vía pública y causarle la muerte, según informó la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga.
Un juez condena a una persona por apalear a su perro, un cachorro de nueve meses, y causarle la muerte

 

MALAGA, 28 May. (EUROPA PRESS) -

Un juez ha condenado a una persona a cuatro meses de prisión por apalear a un perro en la vía pública y causarle la muerte, según informó la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Málaga. No obstante, ante la expresa conformidad del acusado, la pena fue sustituida por una multa.

El Juzgado de Instrucción número 6 de Málaga condenó a esta persona a cuatro meses de privación de libertad, así como a inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión relativa a los animales y al pago de las costas del procedimiento, por un delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos recogido en los artículos 27 y 28 del Código Penal.

Los hechos ocurrieron, según explicó el presidente de la Sociedad Protectora de Animales, José Carlos Cabra, el pasado 21 de mayo, sobre las 20.30 horas, en la plaza John Fitzgerald Kennedy de Ciudad Jardín. Así, la Policía Local le avisó tras detener a un individuo que estaba apaleando a su perro, un cachorro de unos nueve meses, que se encontraba tirado en el suelo sin poder mover la parte trasera de su cuerpo.

Según relató, el acusado "golpeó reiterada y brutalmente al cachorro, lo arrastró por el suelo y lo levantó, tirando de la cadena, en varias ocasiones".

El animal fue atendido por el veterinario de la Protectora de Animales, que le hizo radiografías y le detectó dos manchas, posiblemente de sangre, en el pulmón. Tras una crisis, el perro falleció al día siguiente.

Cabra señaló a Europa Press que "la ejemplaridad y la rapidez de la sentencia, al amparo de los artículos 27 y 28 del Código Penal, marcan un antes y un después en la protección a los animales", por lo que "es una satisfacción para los amantes de los animales, pero también puede ser un elemento disuasorio para los desaprensivos".