Los clientes de un bar reducen a un hombre que intentó matar a un perro por lamerlo

Escrito por LNE.

La Policía Nacional detuvo ayer como presunto autor de un delito de amenazas graves a un hombre que el pasado sábado intentó apuñalar a un perro y amenazó con un cuchillo a varios clientes de un establecimiento de hostelería de la calle Álvarez Lorenzana, en el barrio del Cristo. El detenido tiene 49 años, es natural de Cangas de Onís y tiene su domicilio en Gijón.




Los hechos acontecieron el 1 de septiembre de madrugada, hacia las dos y cuarto. Según una llamada al 091, atendida por la Comisaría de la Policía Nacional en Oviedo, los clientes de un local de hostelería habían reducido y tenían retenido a un individuo «muy agresivo», que estaba armado con un cuchillo de grandes dimensiones.


Varias dotaciones de la Policía Nacional se desplazaron hasta el local y allí fueron informados de que momentos antes había entrado un individuo «como un loco», armado con un cuchillo, y, tras amenazar a los clientes, había intentando acuchillar a un perro de raza boxer. 


El dueño del animal refirió a la Policía que poco antes ese hombre había estado en el establecimiento y el animal, sin querer, le había lamido la cara. El detenido se había marchado para regresar momentos después con un cuchillo, intentando lesionar al animal y amenazando con él a todas las personas que estaban en el local. El individuo fue reducido por los clientes, que lograron apoderarse del cuchillo, y la Policía Nacional, desplazada al lugar tras su llamada, lo detuvo.


Los agentes comprobaron en el mismo lugar que el hombre estaba en evidente estado de embriaguez y más tarde constataron que le constaba una detención anterior en el municipio de Gijón por violencia de género.


La Policía Nacional busca al ladrón de una vaca asturiana de los valles rubia, valorada en 3.200 euros.


El animal desapareció entre las ocho de la tarde del día 30 de agosto -el jueves de la semana pasada- y las cuatro de la tarde del día 31 -viernes- del barrio de Las Campas. 


El dueño de la vaca desaparecida contó que había dejado a tres reses en un prado cercado por dos hilos de pastor eléctrico. Los animales quedaron, según su propietario, «en perfectas condiciones», pero cuando fue a atenderlos se encontró con que faltaba uno de ellos. 


El ganadero inspeccionó las fincas colindantes y comprobó que el cercado se encontraba en perfectas condiciones. La vaca no apareció por ninguna parte y finalmente avisó a la Policía Nacional de su desaparición.