Muere un perro en Errenteria tras ser rociado con un líquido corrosivo y tirado a un contenedor

Escrito por Diario Vasco.

2012 SEPTIEMBRE 4
por Irene Crespo

Perro de Errenteria el día que se recogió

“Tenía la piel en carne viva, yo pensaba que tendría sarna o alguna enfermedad”, cuenta Koldo Ramos. Este vecino de Errenteria, estaba buscando material para sus trabajos de reciclaje cuando abrió un contenedor de basura del barrio Agustinas y vio al perro: “había salido de la caja en la que lo habían metido y estaba tirado en la basura con cara de pánico”.

Los hechos sucedieron el pasado miércoles 29 de agosto sobre las 19:30. El can mostraba señales de haber sido rociado con algún líquido corrosivo. Koldo se dirigió con el perro a las dependencias de la Policía Local de Errenteria. Dichos agentes trasladaron luego el animal a la Residencia Canina Igeldo, lugar con que Errenteria tiene el convenio de recogida de animales abandonados, puesto que el perro no tenía chip identificativos.

Fuentes policiales explican que, dado su estado, el perro fue inmediatamente trasladado a una clínica con la que dicha residencia tiene contratados los servicios y se le ingresó en una Unidad de Cuidados Intensivos. El informe veterinario confirma que el perro había sido rociado con un líquido corrosivo, tenía afectado el 40% del cuerpo y pese a que la Policia Local cuenta que se hizo todo lo posible por él, no logró salir adelante, muriendo la madrugada del viernes 31 de agosto.

Dicho informe registra también que el perro tenía señales de no haber recibido los cuidados pertinentes a una tenencia responsable. La Policía cuenta que tenía signos claros de abandono como el tamaño de sus uñas, algo que demuestra que, además de no habérselas cortado siendo necesario, el perro no había tenido una “vida normal”. Los perros desgastan ellos mismos las uñas al caminar sobre asfalto o superficie dura y, en los casos que por la zona en la que vive o cualquier otro motivo, no sea así, se le recortan.

Llamamiento a la ciudadanía

Miembros de la Policía Local recuerdan que se trata de un delito de maltrato animal, tal y como se recoge en el artículo 337 del Código Penal: “el que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente a un animal doméstico o amansado, causándole la muerte o lesiones que menoscaben gravemente su salud, será castigado con la pena de tres meses a un año de prisión e inhabilitación especial de uno a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales”. Por ello, se han abierto las diligencias pertinentes y se está investigando el caso para encontrar al culpable.

A ese respecto, la Policía Municipal de Errenteria hace un llamamiento a la ciudadanía y pide que, si alguien conoce al perro o tiene algún dato que pueda ayudarles, se ponga en contacto con ellos llamando al 943-34-43-43.

La perrita de Beasain

Perro lanzado desde un vehículo

Por desgracia, este no ha sido el único caso de maltrato “llamativo” en estos días. El pasado sábado 1 de agosto fue recogida una perra en Beasain. El animal había sido lanzado desde la ventanilla de un vehículo y, posteriormente, le habían disparado con una pistola de perdigones desde dicho coche.

Una vez más, se trata de un animal sin chip identificativo. Por lo menos en este caso el animal sobrevivirá, la perra se encuentra en la Protectora de Animales y Plantas de Gipuzkoa pendiente de ser operada de una pata, pero su vida no corre peligro.

Otra foto del perro de Errenteria. Ojo al detalle del tamaño de la uña de la pata delantera izquierda

Artículo original aquí.