Ahorcan y posteriormente tirotean a tres perros en las inmediaciones de Txintxetru

Escrito por Diario Vasco.

por Irene Crespo
Ahorcan-y-posteriormente

Uno de los perros ahorcados. Se puede ver también la señal del tiro que recibió.

Pocos días después del grave caso de maltrato animal de Errenteria (Gipuzkoa), la Asociación para un Trato Ético con los Animales (ATEA) avisa de otro gravísimo suceso ocurrido en fechas similares en Álava. Según informa esta asociación en una nota de prensa, tres perros fueron presuntamente ahorcados y posteriormente tiroteados a finales de agosto en Trintxetru (Álava).

ATEA explica en su escrito que ha sido informada de que el pasado 27 de agosto hacia las 19:00 horas, una persona se percató de la presencia de tres perros colgados de sendos árboles en una zona cercana a la vía del tren, en el camino que lleva a Ezkerekotxa, Km. 19,4 (Carretera A-3110), en el cruce con San Millán. La persona que descubrió el escenario dio aviso inmediato a la Ertzaintza, una de cuyas patrullas se presentó al poco en el lugar de los hechos, abriendo una actuación, y constatando que el animal de mayor tamaño, una hembra tipo podenco –preñada–, había sido disparada con cartucho de bala, mientras que los otros dos perros, de menor tamaño, lo habían sido con munición de posta. Según las averiguaciones llevadas a cabo in situ por los agentes, el autor o autores de tan execrable crimen colgó primero a los animales y luego procedió a dispararles. Se constató igualmente que la perra tenía microchip.

Según esta organización, no les consta que la Ertzaintza haya remitido informe alguno al juzgado “pese a la gravedad de los hechos”, algo sobre lo que ATEA intentó recabar información por considerar ”muy preocupante que no se haya producido el correspondiente envío del atestado al Juzgado”. ”Desde la Comisaría de Vitoria-Gasteiz, se nos comunicó que no están autorizados a facilitar los datos requeridos”, añaden. Por ello, ante la posibilidad de que el cuerpo de la Ertzaintza haya podido desestimar el envío del preceptivo informe a quien corresponde, ATEA interpuso el pasado miércoles una denuncia en los Juzgados centrales de Vitoria-Gasteiz.

Al parecer, al día siguiente de los hechos, los animales fueron recogidos por el servicio que la Diputación Foral de Álava tiene al efecto, y se supone que incinerados.

ATEA estima que los hechos relatados bien pudieran acogerse al Artículo 337 del Código Penal, que reza: El que por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente a un animal doméstico o amansado, causándole la muerte o lesiones que menoscaben gravemente su salud, será castigado con la pena de tres meses a un año de prisión e inhabilitación especial de uno a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales”.

Por último, ATEA desea hacer un llamamiento a la ciudadanía para que no se quede de brazos cruzados ante cualquier hecho del que sea víctima un animal inocente, “pues solo así lograremos una sociedad de verdad digna de llevar el pomposo título de “progresista””.