Condenan en firme al agresor de Txispas

Escrito por ATEA.

El caso que ATEA difundió en su día (agosto 2011), en el que Txispas falleció a resultas de los disparos y posterior alanceamiento por parte de un vecino de la localidad vizcaína de Bedia, toca a su fin. Y aunque consideramos que el castigo al agresor dista mucho de ser el que merece, al menos ha resultado condenatorio, lo cual supone que se siguen dando pasos, lentos pero sólidos, en la dirección adecuada. 

ATEA ha tenido acceso a la sentencia judicial, que estima probados los hechos que se le imputan a la persona denunciada, quien admite haber disparado sobre el animal, al que remato atravesándole el pecho con una barra metálica. Txispas, herido de muerte, trato de volver a su hogar, el terreno que ASAAM-Bizkaia (Asociación Socorro Animal Amigos de Milord) se encontraba entonces habilitando como albergue para animales abandonados. Una de las voluntarias encontró el cadáver tras seguir su reguero de sangre. El veterinario encargado de realizarle la autopsia aseguró en su día que Txispas padeció “una agonía atroz”. Según informaron fuentes de la asociación, “Txispas era un perro muy amistoso, en absoluto agresivo, a pesar de haber estado siempre atado”, y que “gracias a la intervención de la asociación mejoró notablemente su calidad de vida, tras permitir su dueña que los voluntarios se encargaran en parte de él y de otro compañero”. 

El texto de la sentencia no deja lugar a dudas: el acusado se declara autor de la violenta muerte de Txispas, y admite que con su actuación pretendía matar al animal de forma dolorosa. Así, la jueza, en aplicación del artículo 337 del Código Penal, le impone una quíntuple condena: 

1. “Cuatro meses de prisión”. 
2. “Inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena”. 
3. “Inhabilitación especial para el ejercicio de profesión, oficio y comercio que tenga relación con animales por tiempo de un año”. 
4. “Abono de las costas”. 
5. “Que indemnice a S.G.R. por los gastos veterinarios derivados (348,33 €), más intereses”. 

Como ya hizo en su día, ATEA condena con energía este acto vandálico contra un ser inocente y pacífico, cuya historia debe ser visibilizada, para que de forma paulatina Euskadi abandone su condición tercermundista en materia de protección animal y se incorpore definitivamente a la lista de países progresistas. 


ATEA 
[Asociación para un Trato Ético con los Animales] 
www.ateaweb.com