Multa de 6.000 euros por apalear a un burro de su propiedad y dejarlo morir

Escrito por Nuria Querol i Viñas.

La Consejería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia, a través de la Dirección General de Conservación de la Naturaleza, ha impuesto una multa de 6.000 euros a una vecina de Neda (A Coruña) por cometer una infracción administrativa muy grave al maltratar de forma cruel e injustificada a un burro de su propiedad.
 

A CORUÑA
Multa de 6.000 euros por apalear a un burro de su propiedad y dejarlo morir

SERVIMEDIA

SANTIAGO DE COMPOSTELA.- La Consejería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia, a través de la Dirección General de Conservación de la Naturaleza, ha impuesto una multa de 6.000 euros a una vecina de Neda (A Coruña) por cometer una infracción administrativa muy grave al maltratar de forma cruel e injustificada a un burro de su propiedad.

El animal, víctima de palizas y malos tratos, murió después de una larga agonía y sin recibir la más mínima atención veterinaria para evitarle dolor y sufrimiento innecesarios, según informó el Gobierno gallego.

Es la segunda vez que la Consejería de Medio Ambiente impone la sanción máxima establecida en la Ley 1/1993 de abril de Protección de los Animales Domésticos y Salvajes en Cautividad a personas propietarias de un animal por maltratarlo y causarle la muerte.

Los hechos, denunciados por la Guardia Civil, ocurrieron el pasado mes de abril. La vecina de Neda, según consta probado en el expediente sancionador resuelto por la Consejería de Medio Ambiente, "se ensañó de un modo injustificado" con un burro de su propiedad, que fue encontrado por una pareja de agentes de la Benemérita con "varias heridas, agonizante, atado y abandonado en una finca desde hacía, al menos, dos días".

La denunciada afirmó que el animal estaba enfermo y reconoció que pretendía golpearlo con una maza y enterrarlo en la finca.

Enterrado en la finca

Al día siguiente de la visita de la Benemérita, la Policía Local de Neda comprobó que el burro fue enterrado en la finca en la que se encontraba.

La conducta de esta vecina de Neda, según la Dirección General de Conservacion de la Naturaleza, provocó en el animal "una situación de dolor, sufrimiento y lenta agonía hasta el momento de su muerte, absolutamente inadmisibles desde el punto de vista de la legislación de protección y bienestar animal y que justifica la cantidad de la sanción quede fijada en 6.000 euros".


Por favor, deja tus comentarios:http://www.20minutos.es/noticia/48221/l/#comentarios