Denunciado por abrasar con agua hirviendo a un perro

Escrito por Nuria Querol i Viñas.

La asociación Pro Derechos de los Animales (Prodeam) presentó ayer en el juzgado de Algeciras una denuncia contra un churrero del mercado Ingeniero Torroja. Acusan a este trabajador de haber maltratado a un perro vagabundo que frecuentaba la zona próxima a este popular mercado del Campo de Gibraltar.
algeciras


Denunciado por abrasar con agua hirviendo a un perro
La asociación Pro Derechos de los Animales cree que la multa puede llegar a los 10.000 euros

G.O.
@ Envíe esta noticia a un amigo

algeciras. La asociación Pro Derechos de los Animales (Prodeam) presentó ayer en el juzgado de Algeciras una denuncia contra un churrero del mercado Ingeniero Torroja. Acusan a este trabajador de haber maltratado a un perro vagabundo que frecuentaba la zona próxima a este popular mercado del Campo de Gibraltar.

Los hechos, según relataron desde la asociación y confirmaron testigos presenciales, ocurrieron poco después de las diez de la mañana de ayer. El perro pasó cerca del puesto y el trabajador le echó agua hirviendo. El animal tiene abrasado el lomo y dos calvas considerables. A pesar de lo cual, sorprendentemente, el perro sigue vivo.

El lugar estaba muy frecuentada a esa hora y los comentarios no tardaron en proliferar entre los compradores presentes. Nadie justificaba la actuación del churrero y la mayoría de quienes vieron los hechos o han tenido constancias de la actuación ha reprochado la conducta cruel e injustificada del presunto autor de los hechos.

Carmen Ardila, presidenta del colectivo Pro Derechos de los Animales (Prodeam), destacó que el presunto infractor se enfrenta a una importante sanción económica que podría ascender hasta los diez mil euros; es decir, algo más de un millón y medio de las desaparecidas pesetas. Pese a que el maltrato y, sobre todo, el abandono a animales suele ser uno de los comportamientos más criticados por los grupos defensores de los animales, las medidas jurídicas como esta denuncia no suelen ser habituales para denunciarlas.