Condenado a pagar 793 euros por matar de un tiro al perro de su vecino

Escrito por Nuria Querol i Viñas.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Vitoria ha condenado a un hombre que mató al perro de un vecino de un tiro de escopeta al pago de 270 euros de multa y 493 euros de indemnización. La sentencia, que ha sido recurrida, reconoce el «valor de afecto familiar» del animal, lo que las asociaciones protectoras de animales consideran un posicionamiento «pionero» en el ámbito de la violencia hacia los animales, según informa la agencia Vasco Press.
 
ÁLAVA
Condenado a pagar 793 euros por matar de un tiro al perro de su vecino

 

 
El Juzgado de Instrucción número 1 de Vitoria ha condenado a un hombre que mató al perro de un vecino de un tiro de escopeta al pago de 270 euros de multa y 493 euros de indemnización. La sentencia, que ha sido recurrida, reconoce el «valor de afecto familiar» del animal, lo que las asociaciones protectoras de animales consideran un posicionamiento «pionero» en el ámbito de la violencia hacia los animales, según informa la agencia Vasco Press.

Los hechos tuvieron lugar el 2 de febrero de 2005, cuando el acusado cogió una escopeta de su propiedad y le pegó un tiro al perro ratonero del vecino. El animal quedó malherido, por lo que tuvo que ser trasladado al veterinario, donde fue sacrificado.

Justo un día antes, el acusado había comentado a la propietaria del can que estaba harto que los perros le orinaran y que se iba «a cargar a todos», recoge el fallo. El individuo reconoció que había sido él quien había matado al perro en un momento «de calentón» y se ofreció a comprar a los propietarios el animal más caro del mercado.

No obstante, los dueños le denunciaron. La Asociación para un Trato Ético con los Animales (ATEA) y la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Álava se personaron en el juicio como acusación popular y solicitaron que le fuera aplicado al agresor el artículo del Código Penal que recoge el castigo que han de recibir «los que maltraten cruelmente a los animales domésticos en espectáculos no autorizados legalmente».

«Daño moral»

El individuo ha sido condenado por un delito de faltas a pagar 100 euros por el valor del animal, 93 euros por los gastos del veterinario y otros 300 euros por el «daño moral» causado no sólo al agraviado, sino también «a sus familiares, incluyendo pues el valor de afecto familiar que se acredita con la actividad desplegada para salvar su vida».

Desde ATEA valoraN la sentencia como «un pequeño pero firme paso» en la lucha por el reconocimiento de los derechos de los animales y han destacado el hecho de «asumir que un animal es algo más que una simple propiedad».