Descubren rituales de vudú cerca de Can Ruti

Escrito por Nuria Querol i Viñas.

vudu.en.can.rutiAves sacrificadas en un rito practicado en el poblado íbero de Can Bosca, en el que, aparte de animales, han utilizado monedas durante la ceremonia.
La presencia de personas con velas caminando por el bosque de madrugada alarma a los vecinos. Las ceremonias incluyen el sacrificio de animales.
Descubren rituales de vudú cerca de Can Ruti
Fede Cedó. 26.05.2006

A menos de 10 minutos del centro de Badalona, en el poblado íbero de Can Bosca, cerca de Can Ruti, los vecinos de la urbanización-colonia Sant Jordi han reaccionado alarmados a la aparición de restos de ritos vudú sangrientos.

Se trata, según expertos consultados por 20 minutos, de rituales ancestrales que, por incluir el sacrificio animal, «son de magia negra».

Los vecinos de la urbanización afirman que los hallazgos «no nos asustan pero nos inquietan». Lo que sí temen «es la presencia de individuos que andan de madrugada por el bosque de Canyet». Llevan velas y entonan cánticos. Se trata, según los testigos, de personas de origen caribeño, que creen en estos ritos y que que han despertado el recelo del vecindario, por lo que han presentando denuncia ante la Guàrdia Urbana.

El lugar escogido para las ceremonias vudú es un torreón íbero en el que, a la mañana siguiente, aparecen los restos de gallinas, gallos y faisanes degollados, con cuya sangre impregnan monedas de curso legal. Esparcidos entre matojos aparecen muñecos de trapo «con el sexo claramente definido» y restos de cereales, arroz, tabaco y bebidas alcohólicas.

Fuentes municipales restan importancia a los hallazgos y los atribuyen a «gamberradas juveniles» y a unas prácticas relacionadas con los «juegos rol».

Magia negra en el poblado íbero

Según los expertos, los Pai o Mai de Santo (sacerdotes vudú) buscan lugares recónditos para sus ritos. Si se trata de «pedidos en positivo», dedicados a Pomba Gira (diosa buena), las ofrendas no son sangrientas, sino «puros, alcohol, arroz, cereales, flores y velas». Si la demanda exige magia negra para buscar el mal al enemigo, se implora a Exú. En este caso, se sacrifican animales y se utilizan muñecos. Lo hallado en el poblado íbero de Can Bosca persigue el mal a un colectivo numeroso, «quizá una empresa», por el número de muñecos de trapo.