Ovacionan al maltratador de un perro e increpan al denunciante

Escrito por Nuria Querol i Viñas.

La brutal agresión sufrida por un perro pastor alemán a manos de su propio dueño, vecino de la localidad ribeirense de Aguiño, y cuyas aterradoras imágenes recorrieron ayer las pantallas de televisión de media España, han causado consternación

LO GOLPEÓ SIN PIEDAD

Ovacionan al maltratador de un perro e increpan al denunciante

La brutal agresión sufrida por un perro pastor alemán a manos de su propio dueño, vecino de la localidad ribeirense de Aguiño, y cuyas aterradoras imágenes recorrieron ayer las pantallas de televisión de media España, han causado consternación

· Vea aquí el video de la agresión

Imagen captada del video en el que se ve al agresor golpeando al perro FOTO: ECG
Imagen captada del video en el que se ve al agresor golpeando al perro
FOTO: ECG

La brutal agresión sufrida por un perro pastor alemán a manos de su propio dueño, vecino de la localidad ribeirense de Aguiño, y cuyas aterradoras imágenes recorrieron ayer las pantallas de televisión de media España, han dejado perplejos y consternados no sólo a los amantes de los animales, sino a cualquier persona con un mínimo de sensibilidad.

Aunque el caso recobra ahora notoriedad, los hechos, en realidad, se remontan a hace ya un par de años, a 2004, cuando Federico Real, veterinario de profesión y vecino del agresor, Juan Lado, grabó con su cámara de vídeo cómo éste propinaba una brutal paliza a su perro indefenso, puesto que el cánido se encontraba atado. La causa del maltrato: al parecer, al perro le gustaba comerse las gallinas.

Pero lo paradójico del caso es que algunos vecinos de Aguiño vitorearon ayer al maltratador a su salida de los juzgados de Ribeira, adonde denunciado y denunciante habían acudido por un juicio de faltas, ya que Juan Lado está, además, acusado por presunta agresión al veterinario y de envenenar a su perro.

Al concluir la vista, un buen número de vecinos concentrados en las inmediaciones del edificio comenzaron a increpar a Federico Real y a su esposa, a la vez que mostraban su apoyo y solidaridad con Juan Lado, siendo necesaria la presencia de efectivos policiales para que la pareja pudiese abandonar las dependencias judiciales ante el inminente peligro de ser objeto de una agresión, por el estado de excitación reinante en ese momento entre los concentrados.

 

IRRACIONALIDAD

Unas imágenes escalofriantes

Las imágenes que se pudieron ver en televisión resultaban escalofriantes. Un perro, atado a un poste, era salvajemente golpeado. El can recibía el injusto castigo sin la menor posibilidad –ni intención– de defensa, sorprendido, impertérrito, triste, muy triste..., a buen seguro que sin explicarse el porqué de tamaña irracionalidad por parte de un supuesto ser racional.