Joven golpeó salvajemente a un perro y luego lo habría quemado vivo

Escrito por Nuria Querol i Viñas.

La noticia, que se conoció recién en las últimas horas, da cuenta de la matanza de un perro de la manera más cruel que se pueda imaginar, a manos de un joven que habría contado con la colaboración de uno o más personas.

http://www.eloncedigital.com.ar/secciones/policiales/nota.asp?id=75056

Gualeguaychú

Joven golpeó salvajemente a un perro y luego lo habría quemado vivo

La noticia, que se conoció recién en las últimas horas, da cuenta de la matanza de un perro de la manera más cruel que se pueda imaginar, a manos de un joven que habría contado con la colaboración de uno o más personas.

Según contaron al diario El Día algunos jóvenes, el jueves 12 de julio desde la Secretaría de Cultura de Gualeguaychú habían autorizado a estudiantes que estaban preparando sus trabajos para la Gran Fogata, a quedarse hasta pasada la medianoche en los galpones del puerto.
Alrededor de la una de la madrugada apareció por los galpones un perro vagabundo, y uno de los jóvenes - que todos coinciden en que se llama Facundo- habría comenzado a patearlo hasta derribarlo. Luego, según indican las versiones, con la ayuda de otro chico le ató las patas con alambre y comenzó a pegarle con un palo hasta desmayarlo. No conforme con toda esa crueldad, el cabecilla habría tomado un hierro caliente de un tacho en cuyo interior había fuego para la cocción del engrudo y se lo habría introducido al perro por el ano, que desfalleciente ya ni podía defenderse. Cuentan que para culminar su monstruosa obra, el inadaptado arrojó al tacho al animal, aún vivo y atado con alambres, por lo que el mismo murió calcinado a los pocos minutos.
Las mismas fuentes aseguran que la mamá de uno de los estudiantes que participaba de la quema habría tomado fotos de los restos del perro, que quedaron aún al otro día dentro del tacho donde fue depositado por el salvaje joven.

La versión oficial

Desde la Secretaría de Cultura se informó que supieron del hecho el día viernes 13.
Aclararon que son dos las versiones que se manejan. Una, tal como fue relatada anteriormente y que es la que con más fuerza ha circulado (quizás por lo macabro de la historia); la otra es que el perro ya estaba muerto y fue trasladado por el joven –las dos historias coinciden en que “Facundo” fue el autor- desde el predio del parque infantil hasta frente a los galpones, donde hizo todo lo que se relató anteriormente y luego lo arrojó al fuego.
Los organizadores de la Fogata confiaron que ni bien se reinicie el ciclo escolar el hecho ocurrido será planteado a las autoridades de los establecimientos educativos, a fin de dilucidar qué fue lo que realmente ocurrió y, de confirmarse, dar con los responsables.
En tanto, en la Prefectura local, institución que es la encargada del control policial en la zona de los galpones del puerto, no se radicó denuncia alguna y según pudo saber este matutino, el personal de esa fuerza no habría visto nada de lo que cuentan los jóvenes sobre lo sucedido con el perro.

Derechos que deben ser defendidos
La Liga Internacional de los Derechos del Animal adoptó en 1977 y proclamó en 1978 la Declaración Universal de los Derechos del Animal, que posteriormente fue aprobada
por la UNESCO y la ONU. En el preámbulo se destaca: “Considerando que todo animal posee derechos. Considerando que el desconocimiento y desprecio de dichos derechos han conducido y siguen conduciendo al hombre a cometer crímenes contra la naturaleza y contra los animales. Considerando que el reconocimiento por parte de la especie humana de los derechos de la existencia de otras especies animales, constituye el fundamento de la coexistencia de las especies en el mundo. Considerando que el hombre comete genocidio y existe la amenaza que siga cometiéndolo. Considerando que la educación debe enseñar, desde la infancia, a observar, comprender, respetar y amar a los animales”.. Para proclamar a continuación, en su artículo 3º: “Ningún animal será sometido a malos tratos ni actos de crueldad. Si es necesaria la muerte de un animal, ésta debe ser instantánea, indolora y no generadora de angustia”; en tanto, en el artículo 11º advierte que: “Todo acto que implique la muerte del animal sin necesidad es un biocidio, es decir, un crimen contra la vida”.. Los derechos del animal deben ser defendidos por la ley como lo son los derechos del hombre. Fuente: El Día


CARTA ENVIADA A LA ALCALDÍA Y A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

http://www.eloncedigital.com.ar/secciones/policiales/nota.asp?id=75056

 

Estimados Sres.,

 

He leído con estupor la noticia de la salvaje tortura a un perro por parte de un grupo de estudiantes en Gualeguaychú. La brutalidad y el ensañamiento hacia el pobre animal dicen mucho de la frialdad y peligrosidad de estos chicos. Desde hace años que sabemos que el maltrato a los animales es condenable, por una sociedad que pretenda llamarse civilizada, por dos motivos: el primero es, lógicamente, por tratarse de disfrutar del maltrato hacia un ser sintiente. Los animales no humanos tienen, al igual que nosotros, capacidad de sentir emociones, placer y dolor, por lo que nuestro trato hacia ellos debería ser de respeto, compasión y consideración de sus intereses, y en ningún caso de abuso. El segundo motivo resulta de los estudios que demuestran la asociación entre el maltrato hacia los animales y el mayor riesgo de comisión de actos violentos interpersonales. Como afirmó el exagente del FBI, Al Brantley, el maltrato a los animales nunca es una manifestación inofensiva en un individuo sano: es una señal de alarma.  Confío en que las autoridades cursarán las pertinentes investigaciones y condenarán a los responsables de tal monstruoso acto contra un ser indefenso.

 Atentamente,

  

Dra. Núria Querol i Viñas, BSc, MD

Médico y Bióloga

 Fundadora GEVHA www.gevha.com

Profesora de l’Escola de Prevenció i Seguretat Integral

Universitat Autònoma de Barcelona