Deja morir de inanición a su perro para vengarse de su ex pareja

Escrito por Nuria Querol i Viñas.

La Guardia Urbana de Tarragona ha abierto diligencias contra un vecino de la ciudad por un presunto delito de malos tratos a un animal tras dejar morir a su perro de inanición en el balcón de su domicilio para vengarse de su ex compañera sentimental.

Deja morir de inanición a su perro para vengarse de su ex pareja

 

25/10/2007 EFE

 

La Guardia Urbana de Tarragona ha abierto diligencias contra un vecino de la ciudad por un presunto delito de malos tratos a un animal tras dejar morir a su perro de inanición en el balcón de su domicilio para vengarse de su ex compañera sentimental. Según han informado hoy fuentes municipales, el pasado 12 de octubre un vecino del inmueble, situado en el barrio de Bonavista, avisó de la muerte de un perro en un balcón del edificio.

El propietario de este animal de raza American Staffordshire Terrier y de seis años de edad dejó morir de inanición al animal en el balcón de su casa, tras meses de desatención, sin ofrecerle ni comida ni agua y dejándolo todo el día abandonado. Según su ex compañera sentimental, quien posteriormente también declaró como testigo por los hechos, el joven, de 26 años y nacionalidad española, abandonó al animal como "represalia" contra ella por haber dejado la relación.

Tanto el vecino como la ex pareja ya habían denunciado la grave situación del animal a través de quejas presentadas en el Ayuntamiento de Tarragona, pero los veterinarios del Laboratorio Municipal que, el pasado 8 de octubre, se personaron en el piso, no pudieron entrar en la vivienda porque nadie abrió la puerta y tampoco presenciaron que el perro estuviera en el balcón.

El propietario del can siempre ha alegado que el perro sufría una enfermedad grave provocada por una picadura de mosquito (la Leishmania), pero a través de un informe postmortem del veterinario se ha comprobado que no sufría ninguna enfermedad conocida, sino que el motivo de su muerte ha sido "el maltrato continuado del perro". La Guardia Urbana ha imputado al propietario del perro, que tenía toda la documentación del can en regla, así como la licencia de tenencia de animales, por un presunto delito de maltrato a un animal doméstico.