Víctimas de un animal

Escrito por La Verdad.

galgaquemadacara Al final, no se trataba tan solo de un caso más de maltrato animal. Las terribles imágenes que este diario publicó hace dos días de una galga quemada viva, y que finalmente fue sacrificada, tienen una historia todavía más compleja detrás, puesto que además de la pérdida de vida animal podríamos estar hablando de pérdidas humanas. Así de trágico y de crudo.

Albacete

28.09.08

LA VERDAD


007d7albp1_1

HORRIBLE. La galga quemada. / LV


Al final, no se trataba tan solo de un caso más de maltrato animal. Las terribles imágenes que este diario publicó hace dos días de una galga quemada viva, y que finalmente fue sacrificada, tienen una historia todavía más compleja detrás, puesto que además de la pérdida de vida animal podríamos estar hablando de pérdidas humanas. Así de trágico y de crudo. Y es que la asociación Arca de Noe, como suele hacer, cuando recogió a la galga gravemente herida en la carretera de Peñas decidió iniciar una investigación para intentar dar con el responsable de esta barbarie. Así las cosas, y gracias a que tenía implantado el microchip, la Protectora de Animales pudo localizar al dueño del animal, y tras la difusión mediática que tuvo el caso «el mismo dueño ha sabido de la suerte que ha sufrido el pobre animal».

Tras conocer el nombre del propietario y con la información que fue llegando a la asociación, «nos enterábamos de la verdadera historia que ha resultado, si cabe, más horrible de lo que pareció en un principio».

Lo que hasta el momento ha averiguado El Arca de Noe «para desagravio del propietario en cuya culpabilidad todos pensamos en un principio», es que la noche anterior a la recogida por parte de la asociación de la galga, un desconocido -o desconocidos- tiró una botella con líquido inflamable a un patio de una casa donde sus propietarios tenían unos galgos «y le prendió fuego».

Salvamento

Los dueños intentaron salvar a los animales, pero alguno se quemó «y otros por lo visto se escaparon», señala Llanos Núñez, portavoz de la Protectora de Animales.

La galga que protagonizaba esta noticia parece ser una de las que escapó. «Pero lo más dramático es que no ha sido la única víctima y que, más allá del sufrimiento infligido al resto de los animales, este acto de barbarie puso también en juego la vida de las personas que habitaban la casa».

Por este motivo, la asociación ha solicitado públicamente sus disculpas al propietario de la galga por su «primera intuición de que era el culpable del acto». «Esperamos que sepan entender la conmoción que nos ocasiona encontrarnos con casos como este y lo excepcional de la historia, y desearles la pronta recuperación de los familiares que resultaron heridos intentando salvar a los perros», señaló Llanos Núñez.