Condenado a dos meses de prisión por matar a un perro con una motosierra

Escrito por Ideal.

perro_motosierra
El suceso lo desencadenó la pelea entre dos perros. /IDEAL
Es una de las primeras condenas en Jaén por maltratado a un animal
Es una de las primeras condenas que se han producido en la provincia de Jaén por maltrato a un animal doméstico, sino la primera, tal y como ha reconocido la fiscal Isabel Uceda. Y es que no existe mucha jurisprudencia. Ni siquiera la redacción del Código Penal en estos casos es diáfana, de ahí la queja constante de diferentes colectivos defensores de los animales. Aún así, una interpretación de la ley, fiel a su espíritu sin dejar de serlo a la realidad social, ha permitido una sentencia ejemplar del Juzgado de Instrucción número uno de Jaén, en la que se ha impuesto dos meses de prisión y una indemnización al acusado de matar a un perro con una motosierra, cuando éste se peleaba con una perra de su propiedad.
La sentencia considera hechos probados que el pasado mes de marzo, el denunciante, acompañado por su mujer y su hijo, se encontraba en una finca de su propiedad en el paraje Las Sierrezuelas de Torredelcampo, junto al perro de la familia, un boxer llamado Leo, cuando en un momento el perro se alejó y se enzarzó en una pelea con otra perra.
Acto
Al ver la escena, el propietario de la perra cogió la motosierra con la que estaba cortando olivos y le hizo varios cortes al boxer en el cuello, lo que provocó heridas al animal que acabaron provocándole la muerte.
Ante estos hechos, el fiscal formuló un escrito de acusación en el que consideraba a este hombre responsable de un delito de maltrato de animales domésticos por el que pedía, entre otras medidas, una pena de tres meses de prisión.
El procesado se conformó con la petición del Ministerio Público, por lo que el magistrado le impuso esa pena pero reducida en un tercio, con lo que le condenó a dos meses de prisión, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante la condena, el comiso de la motosierra y a que indemnice al dueño del perro en la cantidad en la que se valore al animal.
Otro caso similar ocurrió hace ya más de un año en Baeza cuando una familia emprendió un pleito penal contra un cazador al que acusaban de pegarle a su perra un tiro a bocajarro mientras que la familia paseaba por el campo en el municipio. El único argumento que dio el cazador fue que el animal le espantaba a las piezas.
Este caso fue archivado por la vía de lo penal y la familia volvió a intentarlo por la vía administrativa. Su principal objetivo era que la muerte de su perra no quedara impune.