Misterio por hallazgo de animales muertos en las calles de Cartagena

Escrito por EL TIEMPO.

Desde hace varios días, sectores de Cartagena han amanecido con un grotesco espectáculo: perros, gatos y caballos colgados en los árboles, con los testículos amarrados, despellejados y ahorcados.

Las denuncias fueron interpuestas por vecinos del sector El Tamarindo, en el barrio Torices, cerca al mercado de Santa Rita, quienes se acercaron hasta las oficinas de la Guardia Ambiental de Cartagena para pedir ayuda.

"Esto es un infierno, parece cosa diabólica, queremos que alguien nos auxilie", le dijo Julia Benavides a Roberto Ruiz, jefe de los guardias ambientales de la ciudad.

Las denuncias de los moradores de la zona aledaña a las faldas de La Popa, donde también se libra una dura batalla entre pandilleros, se acentuaron esta semana, luego de que el pasado jueves apareciera un perro que tenía la cabeza aplastada con una piedra grande.

Según los habitantes de la zona afectada, en las últimas dos semanas han aparecido muertos más de 15 animales, entre perros y gatos.

"Ya hemos advertido a la Fuerza Pública para que investigue y capture a estos desalmados", dijo Roberto Ruiz.

Según el jefe de los guardias ambientales, la Ley 84 de 1989, en lo referente al estatuto de la protección del animal, impone penas que van hasta 4 años cárcel a quien se le compruebe que ha causado daño físico a un animal.

Los ataques contra los animales se han recrudecido en los últimos días, pues además de los casos conocidos en la zona del mercado d Santa Rita, también se han presentado violentas manifestaciones contra caballos, burros y mulos.

Una de las denuncias que interpuso la Guardia Ambiental fue contra un sujeto que es conocido como 'El Pirata', pues les corta las patas a estos animales, al estilo pirata.

"Les corta los tendones, la carne y la piel en las patas, con el fin de que el animal no pueda caminar", señaló Ruiz.

Se presume, a juicio de las autoridades, que los caballos, mulos y burros, son sacrificados para vender su carne.

Sin embargo, a la Guardia Ambiental también han llegado quejas de caballos macheteados o con las orejas arrancadas, lo que también hace presumir que lo hacen por maldad.

"Sabemos que esta persona opera entre los barrios Villa Rosita y San José de los Campanos, pero nadie sabe cómo es ni a qué se dedica", indicó el jefe de los guardias ambientales de Cartagena.

JUAN CARLOS DÍAZ M.
Corresponsal de EL TIEMPO
CARTAGENA