Adolescente arrestado por mutilar y matar gatos en zona de Miami

Escrito por Chron.

Tyler.Weinman
AP

Tyler Weinman, de 18 años, sonríe después de su arresto en relación con la muerte y mutilación de varios gatos en el condado de Miami-Dade, en esta fotografía difundida por la fiscalía estatal el domingo 14 de junio de 2009. (Foto AP/Fiscalía estatal de Miami-Dade)

Las autoridades arrestaron el domingo a un adolescente bajo cargos de matar mediante mutilación a varios gatos en el área de Miami.

Los dueños horrorizados de varios gatos habían encontrado muertas y mutiladas a sus mascotas durante las últimas semanas. Los investigadores contabilizaron alrededor de dos decenas de muertes.

Tyler Weinman, de 18 años, fue detenido bajo 19 cargos de crueldad animal, 19 cargos de desechar inadecuadamente el cuerpo de un animal y cuatro cargos por robo, informó la fiscalía estatal para el condado de Miami-Dade.

Weinman está bajo custodia policial, dijeron los fiscales. No estaba claro si ya contaba con un abogado.

La fiscal estatal Katherine Fernandez Rundle dijo esperar que los residentes de Palmetto Bay y Cutler Bay "se sentirán aliviados y sus gatos estarán seguros una vez más" .


Por JOSE PAGLIERY, ANDREA ASUAJE y ROBERT SAMUELS

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El adolescente acusado de mutilar a más de una docena de gatos en el sur de Miami-Dade no era el asesino reservado y rabioso que algunos esperaban. Era el chistoso de su clase, amante de los perros, instructor de natación, un muchacho de 18 años que había crecido ante los ojos de las familias de sus víctimas felinas.

Se mostró horrorizado ante las terribles mutilaciones y se inscribió en el grupo ‘‘Catch the Kat Killer!'' de Facebook.

Pero la policía dijo que no se dejó engañar y alega que las redes sociales de Tyler Hayes Weinman lo condujeron a él. Weinman fue arrestado el domingo por la muerte de 19 gatos.

La audiencia para la fianza del joven fue pospuesta este lunes debido a que su abogado no estaba presente y a que la orden de arresto contra Weinman, que habia sido sellada por un juez anteriormente, no estaba en el expediente.

El ex alumno de último año de la secundaria Miami Palmetto dividía su tiempo entre la casa de sus padres divorciados, que vivían en Palmetto Bay y Cutler Bay, respectivamente, donde ocurrieron los asesinatos. La policía, sobre la base de pistas recibidas en la comunidad y de leer sus páginas de Facebook y MySpace, estuvo vigilando a Weinman durante semanas.

El sábado por la noche asistió a una fiesta en casa de Kevin Corona en Coral Gables. A eso de la medianoche los investigadores registraron minuciosamente la casa de su madre. Alrededor de las 12:30 a.m., dos hombres en camisas de civil y jeans llegaron a casa de Corona y preguntaron por Weinman. Luego lo escoltaron afuera discretamente.

"Disfruten su fiesta'', recordó Corona que le dijo uno de ellos. Los hombres eran policías.

El domingo a la 1:23 p.m. Weinman fue detenido en el Centro Correccional Turner Guilford Knight y se le fijó una fianza de $154,500.

Cuando llegó el momento de fotografiarlo como parte de la detención, Weinman, de cuidada apariencia, sonrió a medias.

Lo acusaron de 19 cargos de crueldad en primer grado contra animales, 19 cargos de deshacerse indebidamente de cadáveres de animales y cuatro cargos de allanamiento de morada. Cada uno de los cargos de primer grado conlleva una multa obligatoria mínima de $5,000, seis meses de cárcel y someterse a tratamiento sicológico.

El abogado de Weinman, David Macey, dijo que su cliente es inocente. El domingo no fue posible contactar a sus padres, Alba y Douglas, para que comentaran.

Tanto políticos como policías criticaron duramente al sospechoso.

Katy Sorenson, comisionada condal de Miami-Dade, que representa a ala zona, lo calificó de "retorcido y depravado, alguien que no es un ser humano normal''.

"Por suerte para esta comunidad'', dijo Sorenson, "ya el terror ha terminado''.

El alcalde de Palmetto Bay, Eugene Flinn, dijo que es difícil de imaginar un motivo: ‘‘Nadie puede explicarse la conducta de una persona capaz de algo tan odioso''.

Las muertes de otros 15 gatos en la zona no han podido explicarse hasta el momento porque la la policía no ha podido vincularlas con Weinman. Algunos de esos gatos, o todos, podrían haber perecido por ataques de perros, según las autoridades.

La agente Julie Miller, de la Policía de Miami-Dade, dijo que la investigación continuaba su curso y que podía ampliarse a otras jurisdicciones.

Según la policía, Weinman destripó a a algunos de los gatos y los dejó en el jardín de la casa de los dueños.

En el primer caso conocido, el 10 de mayo --el Día de las Madres--, dos gatos fueron abiertos en canal y dejados en el césped de una casa. Uno de los animales fue colocado en una posición anormal para que causara una impresión más fuerte, según un informe policial.

Durante más de un mes después de eso, gatos destripados y con el cráneo aplastado siguieron apareciendo en el césped de sus dueños en Palmetto Bay y Cutler Bay. En la mayoría de los casos, no había sangre junto a los restos, por lo que algunos pensaron que los mataban en otra parte y luego los dejaban allí.

"Eso causó mucho sufrimiento entre los vecinos'', dijo Paul Vrooman, alcalde de Cutler Bay.

Semejante crueldad ha dejado perplejos a los amigos de Weinman, quienes afirman que siempre se mostró cariñoso con las mascotas de ellos. Trabajaba a veces de consejero en el Campamento Acuático de Verano Swim Gym en Key Biscayne y era bien conocido por sus chistes y ocurrencias en el aula.

Kathy Hernández, quien conoce a Weinman desde que iba a la escuela intermedia Southwood, lo describió como un muchacho afectuoso y dulce que a menudo jugaba con su perro. Agregó que pensaba que las autoridades se habían equivocado de persona.

Hernández dijo que Weinman tenía una buena relación con su madrastra --quien se casó con su padre el año pasado-- y a quien los vecinos describen como amante de los gatos.

"Siempre fue muy cariñoso con mis animales'', escribió Hernández en un mensaje electrónico a The Miami Herald. "Yo tengo tres gatos y ellos lo adoraban''.

El adolescente conocía bien las calles que la policía pensaba que él tenía en sus planes. El padre de Weinman es dentista y vive en Palmetto Bay. Su madre vive en Whispering Pines, en Cutler Bay, donde comenzaron los sacrificios. Se divorciaron en el 2006, según registros oficiales.

El joven aparentemente comenzó a ser vigilado por la policía hace varias semanas. La policía ha declinado decir qué tipo de mensaje en en Facebook o MySpace puede haberlos llevado a él, o si alguien lo delató.

Las autoridades lo interrogaron la noche de la fiesta de fin de curso en la secundaria Palmetto. Un portavoz de las escuelas de Miami-Dade dijo que Weinman no se había graduado de esa escuela. Documentos judiciales muestran que Weinman fue arrestado el 29 de mayo por posesión de marihuana.

La policía informa que ha sido arrestado dos veces como menor de edad, pero declinaron especificar los cargos.

En los días anteriores a su arresto, varios vecinos de la zona mencionaron en una reunión comunitaria sobre el sacrificio de gatos a alguien parecido a Weinman. Hablaron de un adolescente que alternaba entre las casas de sus padres en ambos lugares, lo que le permitía atacar a los gatos en los dos vecindarios. Vecinos y defensores de los animales ofrecieron una recompensa de $10,000 a través del programa Crime Stoppers de Miami-Dade.

A principios de mayo, por lo menos cuatro gatos fueron mutilados cerca de la calle de su madre en Ridgeland Drive. Los sacrificios más al norte ocurrieron una media milla al norte de la casa de su padre, donde un aviso en una ventana cerca de la puerta principal dice: "En caso de fuego, por favor rescaten al gato''.

El domingo por la mañana, Barbara Wiesinger, de Cutler Bay, se enteró de que el joven que vivía tan cerca de ella fue acusado de matar a su gato.

Se cree que el gato de Wiesinger, Cami, es una de las primeras víctimas. Encontrado en el jardín de un vecino el 13 de mayo, le habían sacado los ojos y le cortaron el hocico.

El arresto de Weinman fue un alivio, dijo Wiesinger, pero piensa que en los hechos participó más de una persona.

"Creo que ha sido una gran tragedia'', dijo. "Es algo enfermizo''.

Marie Akers, de Cutler Bay, cuya hija mayor encontró a los dos primeros gatos mutilados, dijo que el vecindario puede respirar tranquilo de nuevo.

Akers dijo que le sorprendió que un muchacho del vecindario haya matado los animales. Pero agregó que Weinman debe recibir una sentencia fuerte por lo que hizo.

"Me alegra que tenga 18 años, porque así lo pueden juzgar como adulto'', dijo. "No me importaría si lo condenan a cadena perpetua''.

La redactora Jennifer Lebovich, de The Miami Herald, y Noah Gray, estudiante de periodismo en la secundaria Miami Palmetto, contribuyeron a esta información.