La Justicia sienta por primera vez en el banquillo a una red dedicada a organizar peleas de perros

Escrito por LaRioja.com.

perro-pelea--253x190
Por primera vez la Justicia sentará en el banquillo a los cinco integrantes de una red riojana que supuestamente se dedicaba a organizar peleas ilegales de perros de razas potencialmente peligrosas que, al parecer, se celebraban en una finca de la localidad de Entrena.
La operación, denominada 'J.J.' y que concluyó con la detención de los cinco miembros de la banda, se inició, según la información a la que ha tenido acceso Diario LA RIOJA, el 19 marzo del 2007. En aquella fecha el equipo del Seprona de la Guardia Civil recibió una llamada telefónica de una Asociación Protectora de Animales de Andalucía en la que alertaban de que un vecino de Logroño había adoptado tres perros - de las razas Pit-Bull, Bull Terrier y American Stanford- a través de este centro.
En aquel contacto telefónico también manifestaron sus dudas sobre el destino que pudieran haber corrido los canes. Días más tarde, efectivos del Seprona comprobaron que, a través de una empresa de mensajería, este vecino logroñés, que no disponía de licencia para tener animales de razas potencialmente peligrosas, había recibido más de quince perros entre el 2005 y el 2007 y que uno de los canes había sido entregado a otro de los acusados en una caseta de campo en Entrena. Registro de Identificación El adoptante tampoco había realizado el cambio de registro de los perros en el R.I.A.C. (Registro de Identificación de Animales de Compañía), siendo éste el detonante que propició el operativo. A raíz de estos datos, la Guardia Civil observó que en la citada finca había cinco perros de distintas razas peligrosas encerrados en casetas prefabricadas. Dos de ellos, al parecer, tenían numerosas heridas abiertas por todo el cuerpo y un tercero parecía tener fiebre ya que tiritaba de frío. Éste último, en observaciones efectuadas días después, no se encontró. La investigación concluyó con la detención, en julio del mismo año, de J.M.J.J., de 37 años; D.J.J., de 23 años; F.M.J.J., de 36; S.L.E., de 25 años; y V.M.L.F., de 34 años, todos ellos vecinos de Logroño.
Los agentes se incautaron de ocho perros en la citada finca de Entrena y en otra de Ribafrecha, ordenadores, discos, vídeos de peleas y numerosa documentación. Gracias a la actuación del Seprona se evitó el sacrificio de dos de los perros, uno no fértil y otro que no servía para la lucha. Los canes quedaron depositados en el Centro de Recogida de Animales de Logroño. La Asociación Protectora de Animales en La Rioja, meses antes de producirse la detención de la red que organizaba las peleas de perros en las fincas de Entrena y Ribafrecha, ya alertaba de la existencia de estos hechos y advertía, tal como reflejó el 11 de marzo del 2007 este diario, de que se trataba de una práctica habitual en todo el norte de España desde hacía más de diez años. Entonces, y a raíz de una denuncia concreta que puso sobre la mesa la Protectora de Animales, la Fiscalía abrió una investigación sobre la existencia de esta supuesta red de delincuentes El caso que originó la investigación ocurrió en el 2006, en los alrededores de Logroño, cuando una mujer recogió un perro bóxer que llevaba días vagando en un estado lamentable, con todo el cuerpo lleno de mordiscos de otros perros y un cable metálico atado al cuello que le había producido grandes cortes. El perro estaba microchipado y había sido robado del Centro de Acogida de Animales de Logroño.